Foto de Paolo Caffelli

Mi nombre es Khan, una película sobre la inmigración en Estados Unidos

La película nos narra una historia de amor en un marco dramático al fiel estilo del cine hindú
Mi nombre es Khan
Mi nombre es Khan

No es una novedad que el cine hindú se traslade a Hollywood, y esta vez con una interesante cinta dirigida por Karan Johar que tiene como atractivos a la famosa pareja de actores Shahrukh Khan y Kajol.

Los personajes principales se reencuentran después de 9 años del éxito Kabhi Khushi Kabhie Gham (2001). Para los fanáticos de “Bollywood” saben que se tratan de unos de los actores más representativos de la India. Completan el reparto Christopher B. Duncan, quien repite el papel de Obama y Jimmy Shergill.

Rizwan Khan es un musulmán que se muda a San Francisco para buscar una vida mejor donde conoce a una bella mujer hindú Mandira, a quien enamora muy tiernamente hasta casarse con ella, Khan sufre del extraño mal llamado “síndrome de asperger” -los que padecen este mal ven al mundo de otra manera-. A pesar de su mal, la pareja lleva una vida normal hasta el punto que se puede decir que son felices.

Pero toda la vida de la pareja cambiará con los fatídicos hechos ocurridos el 11 de Setiembre del 2001, ya que Khan estará bajo sospecha por su condición de musulmán. Khan será perseguido injustamente, acusado y señalado debido a su peculiar enfermedad, con lo que perderá todo lo construyó con mucho esfuerzo: su trabajo, familia y felicidad.

Pasará mucho tiempo para que Khan se recupere del trauma vivido, trance del que saldrá con ayuda de un terapeuta especializado, pero el buscará limpiar su nombre y hará todo lo posible para lograrlo, llegando inclusive a hablar con el presidente de Estados Unidos en persona.

El cine hindú se ha caracterizado por su sensibilidad al tocar algunos temas, algunas veces valiéndose hasta de la exageración, aunque en esta película no existen excesos de ese tipo. El tema es muy delicado y lo han tratado con maestría, teniendo como resultado una muy buena película. Shahrukh Khan sería el equivalente a Brad Pitt en Hollywood y la bella Kajol quizá a Angelina Jolie, el reparto es muy atractivo y está a la altura de la obra.

El guión es el punto fuerte de la cinta, trata con sutileza la discriminación sufrida por los migrantes musulmanes en Estados Unidos, además de tocar el síndrome de asperger con mucho juicio, tema que es muy nuevo en el cine. La dirección está muy bien llevada, a pesar de la juventud del director, pero demuestra su experiencia al máximo.

En líneas generales es una buena película que se debe ver, además de ser entretenida y bien realizada son de esas cintas que nos dejan algo al pararnos de la butaca.

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (5 votos)
¡Se el primero en dejar un comentario!
  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.