Metrosexuales - Cosmeticos para hombres

Se define al metrosexual como un hombre que se preocupa en exceso por cuidar su cuerpo y su imagen en relación al sexo hasta el punto de pasar horas y horas en gimnasios y salones de belleza con tratamientos en todo el cuerpo, normalmente suelen ser individuos de un nivel adquisitivo bastante alto, que tienen disponibilidad y liquidez para gastar una gran suma de dinero en la compra de ropas y complementos masculinos de todo tipo.

Los primeros indicios de la metrosexualidad surgieron en el Reino Unido durante la década de los 90, cuando estrellas del fútbol como David Beckham pasaron a definir los aspectos masculinos de moda en toda la cultura occidental, hasta entonces los hombres se habían caracterizado por no preocuparse en su aspecto físico de la misma forma que las mujeres, no en vano la publicidad y el marketing de todo tipo siempre explotó esa imagen de masculinidad diferencial, un espejismo onírico que ya empresas como Philip Morris a través del cowboy de Marlboro o las bebidas alcohólicas se esmeraban en mostrar ante la sociedad.

Con la nueva generación de estrellas en el mundo del deporte y el espectáculo que también se preocupan por la imagen física el concepto de masculinidad se transformó para pasar a poner en moda a hombres depilados, preocupados por cualquier complemento y siempre intentando comprender el último grito en cualquier ropa.

Este tipo de hombres usan todo tipo de cosméticos a su alcance tanto faciales como corporales, un negocio en alza que han lanzado líneas de maquillaje y productos específicos ya que los metrosexuales son más exigentes en los tratamientos de belleza que el hombre común y corriente.

Si en un principio los medios de comunicación especularon sobre si la metrosexualidad estaba más unida a hombres de un nivel intelectual alto a la vez que una buena cartera, parece haber una opinión común mayoritaria en que el consumidor metrosexual es más frecuente como habitante de las grandes ciudades, de edades tempranas aunque no en la adolescencia.

Los hombres han entrado en ese gran mercado industrial y de moda que factura cientos de millones antes reservados a mujeres como liposucciones, cirujías, operaciones estéticas de todo tipo -hasta reducción de pecho-, limpiezas de cutis, depilaciones, pedicuras, manicuras y más accesorios para la belleza física.

Entre los tratamientos que más demandan están los antiedad, algo común a las nuevas generaciones de mujeres jóvenes. Sesiones de bronceado, masajes y también depilación.

Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)