Munich, Alemania

Munich es nada menos que la capital de Baviera y se encuentra ubicada al sur de Alemania, por lo que sus visitantes de inmediato deberán de sentirse advertidos de encontrarse cerca de los Alpes, un fascinante paisaje dominado por las montañas.

Son 300 los kilómetros que permiten a los turistas recorrer una zona sumamente viva, así München, como también se le llama a Munich, es desde sus inicios sinónimo de alegría y fuerza, convirtiendo todo a su alrededor en materia viva, entretenida y digna de ser visitada.

Ubicación de Munich

La extensión de Munich se encuentra atravesada por el río Isar, el que nace en Eiskarlspitze (Alpes Austríacos) y desemboca finalmente en el río Danubio, aunque presentando como característica el entregar numerosas islas fluviales producto del caudal que acarrea desde Austria en 295 kilómetros de extensión.

La hermosa ciudad Alemana fue fundada en 1158, convirtiéndose en la residencia de toda la aristocracia y la nobleza de la época, por lo que a pesar de dos guerras mundiales y una historia comprometida, se pueden observar perfectamente las arquitecturas antiguas que han sido perfectamente combinadas con construcciones nuevas, para así rescatarlas de las terribles catástrofes que un conflicto mundial involucra para una ciudad que se encontraba en medio de todo.

Qué hacer en Munich

Llegados a Munich, nos preguntamos ¿qué hacemos? Y la respuesta no se deja esperar, pues tenemos un panorama nutrido del que vale la pena hablar sin consideración del tiempo, ya que teniendo numerosas atracciones turísticas, seguro hay unas cuantas que son del especial agrado de los visitantes.

Los hoteles en Munich que pueden resultar accesibles para los turistas son muchos e, incluso, se puede negociar la reserva de hoteles para grupos de jóvenes solicitando descuentos especiales para estudiantes.

Biergartens

Biergartens

Llegando a la ciudad quizás estemos algo cansados y desearemos estar en medio de todo, pero sin involucrarnos demasiado, donde aprovecharemos de organizar con el resto de compañeros de viaje lo que haremos pasadas unas cuantas horas. En ese caso lo mejor que se puede hacer es acudir a los distintos Biergartens, cuales son precisamente lugares al aire libre donde uno puede sentarse y simplemente compartir, conocer gente y tomar una buena cerveza alemana. Entre los espacios destacados encontramos uno que no hay que olvidar, el Chinesischer Turm, que tiene unas 7.000 sillas a disposición de los usuarios.

Obviamente en la medida que pasa el tiempo querremos ir a conocer otros lugares de la ciudad y estaremos algo más inquietos por abandonar el espacio abierto en el que estamos. Por ello, si buscamos conocer algo más a media mañana, nada mejor que visitar el rico ambiente que envuelve a la ciudad alemana de München, pues la cultura involucrada se deja ver en sus galerías, museos, calles, edificios y en general en todo cuanto nos rodea.

A continuación esbozaremos una pequeña ruta de los posibles lugares entretenidos para visitar.

Schwabing

Schwabing Munich

Como recién vamos saliendo del Biergartens, no tendremos muchas ganas de ir al “Schwabing viejo”, que es un área prolongada del llamado Jardín Inglés, así es que visitaremos directamente algún barrio para comer o tomar algo a medio día, y que mejor que el Schwabing, cual es un centro cercano a la universidad donde caminas para mirar y ser mirado.

Además, tiene algunos bares alrededor a dónde vas descubriendo poco a poco en qué consiste la vida en la ciudad, como para ir familiarizándote con lo que se viene, por decirlo de alguna manera.

Glockenbachviertel

Glockenbachviertel Munich

Terminamos de comer, aún es temprano y tienes tiempo para otra visita intrigante en la bella ciudad de Munich, así es que tendremos que elegir entre el barrio universitario, el Glockenbachviertel (donde encontrarás varias ofertas, bares pequeños, restaurantes y un ambiente que se esboza como más “típico” de la zona) y el Heidhausen, que es el lugar donde de plano nos toparemos con los Irish Pubs, clubes artísticos y varias cosas interesantes que nos mantendrán un buen rato interesados.

Centro de Munich

Sin embargo, si no deseamos seguir tomando cerveza y visitando centros neurálgicos sumamente concurridos, podemos aprovechar de hacer una visita cultural en el centro de la ciudad, donde de plano estaremos en medio de toda una atmósfera medieval que nos ofrece conocer, por ejemplo, la casa más antigua de la ciudad (Winstadel), veremos castillos, museos, entre otras cosas, de las cuales vale la pena destacar otra vez las tabernas para probar, si así se deseara nuevamente, una buena cerveza.

Seguimos caminando y cerca de la plaza Odeón vemos la Opera de Munich y la calle más famosa de la ciudad o “fashion”, si se quiere decir de alguna manera, nos referimos a la Maximilianstrasse, que es paisaje de todos los diseñadores de última moda.

Maximilianstrasse

Maximilianstrasse, Munich

Si ya estamos en el centro es imposible que no visitemos el MarienPlatz, que es la plaza de la ciudad, precisamente donde se concentran dos de las obras más queridas por sus habitantes, las cuales son el edificio municipal con su Glockenspiel (campanario con imágenes móviles). Si deseas ver una de sus imagen tienes que estar allí en determinados horarios, a saber: 11, 12, 17 y 21 horas.

Viktualienmarkt

Viktualienmarkt, Munich

Hemos caminado bastante, la cerveza sabía bien, pero ya tenemos que comer algo… ¿por qué no vamos al Viktualienmarkt?, este lugar es un excelente mercado donde compraremos el mejor de los platos de comidas, pues se concentra la venta de víveres de toda la ciudad allí. Entre las opciones destacadas están las diferentes clases de salchichas (las blancas son exquisitas), las variedades de mostaza, de cerveza y el asado de cerdo conocido como Schweinebraten, o también quizás una simple, pero muy rica rosquilla salada llamada Breze.

La mejor fecha de visitar Munich

Para finalizar, algo que parece inevitable si quieres viajar a Munich, intenta organizarlo para Septiembre o al menos vuelve en Septiembre, pues el primer sábado después del día 15 de ese mes, comienza el llamado Oktoberfest, que es nada menos que el festival de la cerveza, donde se tiene la oportunidad de probar y tomar, por dos semanas, la mejor de las cervezas del mundo, todo esto concentrado en el Theresienwiese (Prado de Santa Teresa) y en las inmediaciones del centro de la ciudad de Munich, donde ya hemos estado, cerca de la estación central Hauptbahnhof.

Sin votos aún