Inmigrantes indocumentados
Inmigrantes indocumentados - Descienden los indocumentados en EEUU

Los indocumentados en Estados Unidos han bajado notablemente, ello principalmente por el difícil momento que se vive en el plano laboral, convirtiendo así la posibilidad de radicarse en territorio estadounidense en una posibilidad menos auspiciosa de lo que era hace unos años atrás para los inmigrantes.

En Marzo del 2007-2009 había al año unos 300.000 inmigrantes, cifra que contrasta muchísimo con lo visto en Marzo del 2000 al 2005 donde los inmigrantes llegaban a 850.000 según el estudio realizado por Pew Hispanic Center. ¿Qué está pasando en Estados Unidos hoy? Obama ya ordenó el despliegue de varias unidades de la guardia nacional en Arizona, y acto seguido Janet Napolitano, Secretaria de Seguridad Nacional, señaló el lunes que los vehículos aéreos no tripulados se duplicarán desde el 1 de Enero del 2011.

Los indocumentados en Estados Unidos han bajado a 11 millones de personas en el 2009, pues en años anteriores (2007-2008) la cantidad de indocumentados llegaba a los 12 millones de personas según otro análisis realizado por los especialistas de Pew, el que a su vez se basa en un censo en Estados Unidos. ¿Son tan relevantes los indocumentados en la población estadounidense? Sí, pues en la actualidad representan un 28% de la población total del país del norte, de los cuales al menos la mitad se integró a la vida en este país en el 2000.

Del universo de indocumentados los mexicanos representan un 60%, y de este porcentaje que se reflejaba en cifras cercanas a las 500 mil personas en 2007-2008, hoy a penas se observan 150.000 (2009). El experto en población indocumentada de Pew, Jeffrey Passel, dijo que este no es un dato que deba analizarse de forma aislada, sino que muy por el contrario se trata de una tendencia.

¿Qué ayudó a la falta de interés por llegar a Estados Unidos?

Más allá de una política cada vez más agresiva de control para indocumentados, las condiciones internacionales volvieron a Estados Unidos en una alternativa que, francamente, no es de lo mejor que se puede ver en la actualidad. Los factores que condicionaron la llegada de nuevos inmigrantes ilegales son la crisis hipotecaria y el desplome económico, del que aún el gran país del norte no se recupera y sabe costará más tiempo del previsto. Si ya hay sufrimiento económico en quienes están de forma “irregular” en Estados Unidos ¿Por qué querría alguien más ir a formar su vida aquí?

Braulio González, un sobreviviente guatemalteco en las afueras de Los Angeles, dijo “La gente no quiere venir, saben que la economía está mal”. Otro elemento que disuade mucho a los inmigrantes es la tremenda inversión que está llevando a cabo Washington en tecnología y seguridad para controlar el contrabando y la llegada de indocumentados. Aunque la solución de integrar un aparato complejo de seguridad en la frontera ayuda a evitar que los 9 de cada 10 inmigrantes que tratan de entrar a Estados Unidos lo hagan, la apuesta por el servicio de los llamados “Coyotes” aumenta.

Tras las informaciones que se han filtrado, si antes un Coyote se pagaba por $700 (1990), hoy el costo ascendió hasta $3,000. Quienes deseen entrar desde países sudamericanos o centroamericanos deberían estar pagando una cantidad que bordea los $10,000. Tal y como se tratara de un viaje de negocios, aquellos que desean entrar en territorio estadounidense posponen su idea para momentos en que la economía mejore, pero para ello falta bastante todavía.

Sin votos aún