Barack Obama
Barack Obama - Estados Unidos enviará 1.200 soldados a la frontera con México

La lucha contra el narcotráfico y los indocumentados en Estados Unidos, comienza a transformarse poco a poco en un problema que se trata con medidas drásticas, la última de ellas es el envío de 1.200 soldados a la frontera mexicana para controlar de mejor forma la seguridad fronteriza.

El presidente Barack Obama no sólo enviará 1.200 soldados a la frontera de México, sino también recurrirá a los fondos suplementarios para conseguir un total de 500 millones de dólares, los que supondrán una ayuda en el financiamiento de las operaciones que allí se realicen. Los representantes de la población inmigrante consideran la medida como “desafortunada”, ya que es una decisión que no tiene fundamento luego de aprobada una ley como la de Arizona, donde se intenta conciliar una postura arbitraria, sin probar debatir antes el problema de fondo mediante una legislación migratoria más completa.

El problema migratorio para Barack Obama dependía de un proyecto presentado el año 2009 que pretendía evitar cualquier solución armada, sin embargo producto de las estadísticas negativas de crecimiento del narcotráfico, las víctimas que ha cobrado en los últimos cinco años y el tema migratorio hacia Estados Unidos, lo obligan a tomar decisiones difíciles, por lo que decide enviar tropas a la frontera. Aun cuando el plan esbozado por el presidente Obama el año pasado ha tenido excelentes resultados según la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, el envío de tropas se hará efectivo de cualquier forma.

La reunión en la que se tomó la decisión de enviar tropas a la frontera, se llevó a cabo en la Casa Blanca, momento en el que también se trataron temas como la generación de empleo y el debate realista de una reforma inmigratoria integral, además de la ley de energía. En estos momentos gran parte de los inmigrantes viven una situación difícil al haber sido aprobada la ley SB 1070 en Arizona, ya que sólo es cuestión de tiempo para que ésta se propague y comience a legislarse en otros estados normativas legales similares.

Hace tan sólo una semana el Presidente de México, Felipe Calderón, visitó Washington y pidió encarecidamente a las autoridades y al Congreso de Estados Unidos, la aprobación de una reforma respecto del tema migratorio que sea capaz de entregar solución a los cerca de 12 millones de indocumentados que están sufriendo por la entrada en vigencia de una normativa que dificulta su desenvolvimiento normal al ser discriminatoria y arbitraria.

En conjunto al tema migratorio, Calderón solicitó ayuda para superar el problema del alto flujo de armas que llega a su país, el que ha costado la vida de al menos 5000 personas en los últimos tres años, obligando a reactivar una cantidad importante de soldados mexicanos para contrarrestar los continuos ataques armados entre narcotraficantes.

Antecedentes del problema migratorio en Arizona

La aprobación de la ley SB 1070 ha encontrado una respuesta airada en los latinos que entienden es una afrenta contra la libertad y las oportunidades que tienen para desarrollarse en Estados Unidos, sin embargo muchos de los antecedentes que motivaron la realización de la misma, encuentran su origen varios años atrás, cuando Arizona era gobernada por Jan Brewer y el senador -ex candidato a la presidencia de los Estados Unidos- John McCain, quienes solicitaron con carácter de urgente la ayuda del gobierno federal para aumentar la dotación de la Guardia Nacional en la frontera estatal con México, producto del homicidio de un ranchero del condado de Cochise.

Un año atrás, una petición similar a la mencionada, fue elevada por la gobernadora para impedir que actos delictuales se perpetraran en esa localidad. Bajo este punto de vista, el problema de inmigración para los estadounidenses se debe a dos cuestiones fundamentales:

  1. La xenofobia de quienes piensan que los latinos significan un problema y un riesgo
  2. Aquellos que sin pensar o discriminar a los latinos por su origen, sienten miedo de actos delictivos de su parte o que se produzcan casos de homicidios como los ocurridos en Arizona

El Congreso y el presidente Barack Obama, se han visto en la obligación de tomar cartas en el asunto recurriendo a las armas y a la ley para poner fin a esta situación o al menos calmarla un poco.

Sin votos aún