Vitaminas para el cerebro

El cerebro es el encargado de la regulación de las funciones principales del organismo. Por ello, es tan importante el consumo de los nutrientes esenciales para su óptimo funcionamiento. Hay algunas vitaminas que favorecen su buen desempeño y al mismo tiempo previenen problemas asociados con el daño degenerativo a largo plazo.

Si se mantiene una correcta y equilibrada alimentación que incluya todos los nutrientes necesarios para el organismo, no es necesario recurrir a ningún complejo que contenga las mejores vitaminas para para el cerebro.

1 Vitamina A

El betacaroteno es un pigmento de color naranja oscuro que está en algunos alimentos de origen vegetal y que se transforma en una forma de vitamina A. Mejora la memoria y protege al cerebro del daño a largo plazo. Puede encontrarse en alimentos como la calabaza, zanahorias, frutas de color amarillo y naranja (mango, melón) y cereales fortificados.

2 Vitaminas del grupo B

Las vitaminas del complejo B (B1 – tiamina-, B6, B9 –ácido fólico- y B12) agilizan la memoria, favorecen la formación de los glóbulos rojos que transportan el oxígeno, ayudan a mantener las neuronas en buen estado, mejoran la circulación y nutrición del cerebro.

La vitamina B6 contribuye a la formación de dopamina (asociada con los circuitos de recompensa en el cerebro). Su carencia puede causar falta de memoria y degeneración cerebral.

La vitamina B9 o folato, es fundamental para el cerebro y es la encargada del desarrollo del tubo neural del feto dentro del útero. Esta se encuentra en verduras de hoja verde, granos (frijoles, lentejas), cereales y maníes.

Según una investigación del Centro Médico de la Universidad de Rush, publicada en la revista Neurology, los niveles bajos de vitamina B 12 en adultos mayores pueden favorecer el desarrollo de problemas cognitivos. La vitamina B12 está presente, fundamentalmente, en los alimentos de origen animal, las ostras, mariscos, pescados, pavo, pollo, en las verduras de hojas verdes como las espinacas, los lácteos y huevos.

3 Vitaminas C y D

La vitamina C participa en la producción de neurotransmisores, entre ellos la serotonina, una sustancia química fundamental por su rol en el equilibrio del estado anímico y su poder contra la depresión. Además tiene propiedades antioxidantes que protegen de la degeneración asociada con el envejecimiento al reducir la formación de radicales libre que afectan el cerebro, por ejemplo de los derrames cerebrales, favorece la memoria e incrementa el coeficiente intelectual. Esta vitamina puede obtenerse de alimentos como el kiwi, los cítricos, el tomate, brócoli, las fresas, frutos secos, etc.

La vitamina D favorece la memoria y contribuye a mejorar la capacidad de resolver problemas.

4 Vitamina E

Tiene propiedades antioxidantes que protegen el cerebro de daños causados por los radicales libres asociados con la vejez como la demencia senil y el Mal de Alzheimer. Está presente en hortalizas, verduras, semillas, nueces, aceites como el de girasol u oliva.

5 Vitamina K

Mejora la memoria, el aprendizaje, incrementa la velocidad de las funciones del cerebro y la capacidad cognitiva general. Es frecuente la carencia de esta vitamina en los pacientes que padecen Alzheimer. Esta vitamina se encuentra en el pescado, los huevos, las verduras como la coliflor, el brócoli y hortalizas de hoja verde como la espinaca, la lechuga, entre otras.

Sin votos aún