Cuando ir hacer ejercicios se convierte en una mala experiencia

Todos los que van a un gimnasio regularmente saben que se encontrarán más de un “problemita” en el camino, pero que siempre se pueden superar con diálogo y un poco de buen humor. Esta vez hemos realizado un listado con las 10 cosas que odiamos de los gimnasios.

1

Encontrar las máquinas sucias

La higiene quizás sea el problema que más nos molesta e irrita en un gimnasio. Encontrar una máquina con vestigios de sudor es lo más desagradable y aunque la mayoría de gimnasio pone bastante énfasis en la regla de limpiar la máquina después de usar simpre hay uno que otro desadaptado que no lo hace, sin olvidar de aquellos que no usan guantes.

2

Él o la desconsiderada

Al gimnasio se va a hacer ejercicios, no hacer vida social. Si bien es cierto te puedes hacer amigo de uno que otro compañero de gimnasio, no es una regla. Hay personas que se sientan en una máquina y se la pasan hablando por teléfono o chateando, sin tener la más mínima consideración con los demás que sí fueron a ejercitarse. Esto incluye a los que se la pasan tomando selfies frente al espejo.

3

A los escandalosos

En esta categoría tenemos varios especímenes que sacan de quicio al más tranquilo. Primero está el que trata las máquinas mal y hace escándalo, deja caer las pesas e interrumpe a todos. Después tenemos el que se cree Hulk y al hacer ejercicios grita como si lo torturaran. Como sea quieren hacer notar su presencia y lo único que logran es irritar a los demás. Esto también a ellos y ellas que emiten gemidos extraños.

4

Los que van a ligar

La interacción en normal en un gimnasio, pero hay algunos se sobrepasan ya que sólo van a ligar o mirar libidinosamente a los demás. Casi siempre son hombres y se creen que están en un bar, lo peor de todo es que si están en grupo su actitud es obvia y muy mortificante, se podría decir que hasta agresiva. A ver... espabilen, la mujeres si van al gimnasio a hacer ejercicio y no a ligar.

5

Los instructores atrevidos

Estos también podrían entrar en la categoría anterior, pero son peores porque a ellos se les paga y deben ser profesionales. Hablamos de aquellos profesores, entrenadores o instructores que solo prestan atención o tienen preferencia por las mujeres y si son bonitas más.

6

Los turistas del gym

Este es una especie bastante común y suele molestar a los demás porque simplemente va al gimnasio a hacer turismo. Suelen ser primerizos o personas que sólo les interesa la pose de ir al gimnasio, son desconsiderados, no toman atención a las reglas y están en todo momento con el smartphone chateando o sacándose selfies.

7

Los cantantes

Escuchar música con tus auriculares o audífonos es de los más común en el gimnasio, a quien no le gusta hacer ejercicios acompañado con su música favorita. Pero qué pasa si además de oír música cantan, o tienen la música a un volumen invasivo.

8

Los exhibicionistas

Seguro que te sientes orgulloso de tus músculos o de esos kilitos que perdiste con los ejercicios, pero también debes estar seguro que a nadie más le interesa o al menos en el gym no. Estos se la pasan mostrando los músculos a todos, o lo que es peor andan medio desnudos o enseñando más de la cuenta (hombres y mujeres)

9

Los “loquitos” gym

Hay una especie antigua que habita los gimnasio muchas horas al día, diera la impresión que vivieran ahí, nos referimos a los “loquitos” gym, esas personas que su vida es el gimnasio y quieren lavarte el cerebro como sea para que te conviertas en uno de ellos, están obsesionado con los ejercicios, las rutinas, la alimentación y los músculos. Más que molestar asustan a los demás.

10

Que no le den mantenimiento a las máquinas

Encontrar las máquinas malogradas, rotas, que no funcionan las pantallas porque están desconfiguradas o porque no tienen baterías molesta y mucho. Hoy en día las cadenas de gimnasios cobran bastante alto las membresías y esperamos un buen servicio.

Te recomendamos: Las cosas que odiamos de los restaurantes

Agregar comentario