divorcio
flickr.com

El divorcio no es fácil de asimilar ni para hombres ni para mujeres. Se suele hablar más de las consecuencias que una separación legal le acarrea a la mujer, pero ¿qué es lo que siente el hombre cuando le sucede?

Problemas que causan más estrés y dolor a la pareja que decide distanciarse desde la perspectiva masculina:

  • Más de la mitad de los divorcios no se dan en buenos términos. Por tal motivo, la lucha despiadada que se suele desatar en muchos casos parece inevitable
  • En la mayoría de los casos, el juez otorga la custodia de los hijos a la mujer, lo cual limita al padre a verlos pocas veces a la semana. Esta sensación les genera a ellos sufrimiento y sensación de fracaso que no les resulta fácil de superar
  • Un divorcio por mutuo acuerdo es siempre más barato. Si no hay decisión por parte de ambos de disolver amistosamente un matrimonio, en la mayoría de los casos es el hombre el que tiene que hacerse cargo de los gastos

Según los hombres divorciados

  • La ley no es justa
  • Las mujeres muchas veces ponen como excusa a los niños para quedarse con beneficios económicos porque sienten deseos de venganza o despecho por quienes han sido sus parejas
  • Ellas no entienden lo que significa vivir alejados de los hijos. Habría que encontrar la manera de que la ley permita tener a los hijos más días o de darles la custodia a los hombres si se cumplen los requisitos
  • Las mujeres piensan que el hombre supera rápido un divorcio por no estar 100 por ciento cuidando de los hijos. Eso es falso. La soledad se siente de igual modo y el fracaso es compartido
  • La mujer exige económicamente cuando muchas veces no se tiene de dinero. Hay casos en los que verdaderamente no se tiene trabajo y no se puede pasar una pensión. En estos casos extremos se debería llegar a un acuerdo sin tener que continuar con roces ni mala predisposición
  • Muchas veces por resentimiento personal las mujeres no permiten a los hombres que vean a sus hijos. El invento de excusas es habitual

El hombre experimenta las mismas sensaciones que la mujer divorciada. Lo que ocurre es que la sobrecarga de tareas y responsabilidades que una mujer debe afrontar cuando se separa, y mucho más si se es madre, son diferentes.

Sensaciones compartidas

  • Tristeza
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Baja autoestima
  • Culpabilidad
  • Desgano constante
  • Sensación de que nunca se superará la pérdida
  • Agobiado por la nueva vida que hay que aprender a vivir solo/a

Consejos para superar la ruptura

  • Darse tiempo para asimilar la separación, sin peleas ni reproches. Tomar verdadera distancia es lo más aconsejable sobre todo si el divorcio ha sido tormentoso
  • Si hay hijos de por medio, las partes deben sentarse y hablar por el bien de ellos. Evaluar las necesidades existentes y llegar a acuerdos de cómo afrontarlas es la manera más madura y válida para evitar más inconvenientes
  • La mujer debe entender el proceso por el cual atraviesa el hombre y éste debe comprender las necesidades de su ex pareja
  • Ya la pareja está disuelta. Hay que evitar las críticas y los reproches ya que los sentimientos negativos sólo harán que afloren nuevamente los problemas que los han separado. Dar vuelta la página es la mejor alternativa
  • Siempre y cuando sea posible, mantener una relación amistosa con los límites apropiados generará un buen ambiente entre todos, sobre todo si hay niños de por medio. Es muy importante para ellos ver que sus padres se llevan bien a pesar de no convivir ya juntos
  • Buscar actividades reconfortantes y nuevos amigos es una buena manera de empezar de cero. Esto sólo se querrá hacer después de que el duelo se haya superado
  • El divorcio debe ser tomado como el camino elegido hacia un estar mejor. Ambos deben sentir esta experiencia como enriquecedora y no como un martirio o fracaso perpetuo
  • La baja autoestima es habitual al principio, pero no es nada aconsejable mantenerse en esa postura si se quiere seguir adelante
Su voto: Ninguno Average: 3.7 (24 votes)