El hombre inseguro

El temor al abandono y otros miedos pueden disfrazarse como amorosos celos, o proyectando la imagen de macho fuerte y protector, pero con el tiempo estos trucos pierden efecto.

La inseguridad es una condición en la cual la persona se siente vulnerable y percibe inconscientemente el entorno como una amenaza. Es propia de individuos con baja autoestima y cuando este rasgo está presente en los hombres, es difícil que pueda disimularse, sin embargo, es muy común que quienes la padecen, intenten camuflarla con actitudes y conductas que denoten fortaleza. El machismo es un claro ejemplo.

Signos de inseguridad masculina

En su versión menos conflictiva, una de las principales señales que emite un hombre inseguro es la falta de compromiso, tanto con las personas como con las responsabilidades. Pero en algunos hombres, esta condición puede llegar a manifestarse a través de la violencia, como única respuesta a situaciones que escapan a su control.

El comportamiento más común de los hombres inseguros está relacionado con los siguientes aspectos:

  • Incapacidad para tomar decisiones
  • Actitud permanentemente defensiva
  • Desconfianza marcada
  • Incapacidad para aceptar críticas
  • Necesidad de aprobación
  • Celos irracionales
  • Envidia
  • Adicciones
  • Conflictos en las relaciones íntimas
  • Predominio de las emociones sobre la razón
  • Necesidad de controlar a los demás
  • Es común una relación de dependencia emocional con la madre

¿Cómo reaccionan las mujeres?

Depende del perfil psicológico. Muchas mujeres con baja autoestima buscan hombres que las controlen y manipulen, en ese sentido, los hombres inseguros son la pareja ideal, pues sencillamente se complementan el uno al otro.

En cambio, mujeres emocionalmente maduras buscan compañeros con una personalidad bien definida, independientes económicamente, inteligentes, arriesgados, valientes, íntegros, que sean capaces de aceptar y estimular el éxito de su pareja, y que estén dispuestos a comprometerse en un proyecto de vida en común.

La inseguridad siempre se pone de manifiesto

Cuando una relación apenas inicia, es posible que el hombre logre disimular su inseguridad con una actitud dominante y sobreprotectora que hará que su pareja se sienta más atraída, y confunda esta sensación con la idea de ser amada. Pero a medida que las cosas avancen, comenzarán a aflorar conductas negativas.

Los celos que al inicio le parecían tan excitantes, se tornan pesados como una carga, al igual que las imposiciones. Otra actitud que se percibirá muy pronto es la falta de compromiso, el rechazo a la crítica, la negativa a discutir los asuntos de interés común, y a compartir con otras parejas y amigos, este último comportamiento es señal inequívoca de inseguridad.

Despertando de un sueño

Una vez superado el embeleso de los primeros meses, las mujeres comienzan a ver a su pareja tal como es: un hombre débil que necesita su aprobación y atención permanente, que no concreta los proyectos y envidia sus logros. En el plano íntimo es casi seguro que se presenten problemas de eyaculación precoz o impotencia, que el hombre endiosará a la mujer. Ante la menor observación sobre el tema, el hombre inseguro puede reaccionar con violencia.

Con el transcurrir del tiempo, la mujer se da cuenta que su pareja siente temor al fracaso que disimula con un exagerado deseo de estabilidad, por eso no asume retos ni se atreve a iniciar cambios en su vida. Se manifestarán así mismo ciertas adicciones como el cigarrillo, el alcohol, la pornografía o el juego.

Conclusión

En un mundo como el actual, la mayoría de las mujeres han abandonado el rol de víctima para asumir el reto de llevar una vida exitosa y plena, ya no es necesario vivir en pareja o casarse para realizarse como seres humanos, por lo que cada día se le hará más difícil a los hombres con complejos e inseguridades encontrar una pareja que esté dispuesta a pagar el precio de tener compañía a cambio de una relación poco satisfactoria. La solución: buscar ayuda profesional.

Su voto: Ninguno Average: 3.6 (44 votes)