El Feederism es un fetiche sexual, una parafilia que consiste en engordar o hacer engordar a otro para conseguir placer sexual. El término proviene del inglés feed que quiere decir alimentar y cuando ocurre en una relación de pareja, la persona que da el alimento es el feeder y el que lo recibe el feedee. En general, el primero es hombre y el segundo mujer. La relación implica un dominado y un dominante, pero el juego debe ser consensuado, ambas partes tienen que disfrutarlo.

Las personas que practican este fetiche sexual sienten excitación, placer ante los cuerpos obesos, las tallas grandes. Por ello, la comida se vuelve el centro de la escena erótica y sexual. En la mayoría de los casos el aumento de peso no es la meta en sí mismo, sino que la excitación llega del juego erótico con la comida. Sin embargo, para otros engordar se vuelve el objetivo principal.

La sexóloga costarricense Ana María Mora explica sobre el Feederism:

A pesar de que el feederism es una práctica en consenso por persona y su pareja, genera polémica por los evidentes riesgos de salud que tiene la persona con sobrepeso restando la calidad de vida; por ello su práctica merece ser analizada desde la ciencia de la salud para tomar una decisión con conocimiento de riesgos. Es un error generalizar causas como la codependencia, baja autoestima, trastornos psiquiátricos, sin tomar en cuenta el caso por caso que lleva a una persona a establecer este tipo de gusto y atracción erótica.

El feederism en Internet

Muchos casos de feederism comienzan online. Algunas personas son animadas a engordar online con la ayuda de la comunidad. Hay foros, comunidades, páginas de Facebook, Instagram, en los que los miembros comparten experiencias, consejos, recetas, etc. Una de las más conocidas es Fantasy Feede. El hashtag “#foodporn” por ejemplo, es tendencia en Instagram, cuenta con más de 95.204.789 publicaciones. El término viene del inglés y quiere decir comida pornográfica. Se trata de fotos de platos súper calóricos, tentadores, que tienen una connotación muy clara: Comida- deseo.

La sexóloga María Mora explica sobre las comunidades de Feederism en internet:

Esos grupos que se salen de ciertas normas se fortalecen en comunidades virtuales que sin importar lo que otros piensen encuentran su contención social en la internet

.

Donna Simpson – La mujer obesa que comparte su obesidad online

Donna Simpson es una mujer de Nueva Jersey que se hizo conocida en las redes sociales por filmarse comiendo frente a la webcam. En 2010 obtuvo el record Guinnes por ser la mujer más gorda en tener un bebé. Conoció a su pareja, Philippe Gouamba, en un chat para mujeres con sobrepeso y con su ayuda llegó a pesar 453 kilos. Pero en 2011 se separó de él y comenzó una dieta para bajar de peso y poder volverse autosuficiente, ya que se había era absolutamente dependiente de su pareja.

Philippe siempre quería que comiera y aumentara de peso y comiera y aumentara de peso, pero luego se enojaba conmigo porque no podía aspirar el piso. No puedes desear que alguien sea inmóvil y luego enojarte porque no pueden ir a caminar por el parque contigo. Cuando llega a ese extremo se convierte en una forma de abuso. Tienes que ser muy egoísta, ser un feeder intensamente hardcore para desear que tu pareja no pueda caminar ni disfrutar de la vida.

David Lopera el artista que engorda a las famosas en la web

Es un español que se ha encargado desde hace algunos años ,de darse a conocer en la red gracias a publicar fotos de famosas a las que engorda gracias al efecto del Photoshop. Entre las famosas a las que Lopera ha hecho subir de peso están: Katy Perry, Emma Watson, Anne Hathaway, entre otras. La mayoría de sus trabajos provienen, según él, de pedidos online de usuarios que desean ver a la famosa que más les gusta con algunos kilos de más, porque eso les resulta excitante.

Ni muy delgadas ni muy obesas

La práctica de feederism, las famosas engordadas por el Photoshop, las tallas de ropa extra grande que se vienen abriendo camino, parecen querer imponerse en contraposición a los estereotipos de belleza que imperan desde hace algunas décadas. Éstos últimos, promueven una figura femenina extremadamente delgada, muchas veces lindando con la anorexia. Sin embargo, ninguno de estos extremos son recomendables. Ni las dietas excesivas en favor de una figura sumamente delgada, ni los excesos de comida detrás de unas curvas demasiado pronunciadas que pueden conducir a la obesidad, con todos los riesgos que ella implica. Afortunadamente, la vida sana y el cuerpo saludable, es una tendencia que viene cobrando adeptos en el mundo entero, de la mano de una alimentación adecuada y de la práctica regalar de ejercicio físico.

Sin votos aún