Foto de Carolina Velasco

El testamento - ¿Qué es y para qué sirve tener un testamento?

abogado

Es sin ninguna duda un asunto que no resulta agradable acometer. Sin embargo, es un aspecto de vital importancia que debe llevarse a cabo en vida. Qué y a quien… son las preguntas a las que responden los testamentos.

¿Qué es un testamento?

Reminiscencias clásicas por donde se miren, los testamentos son el medio legal establecido para determinar quién será el heredero de nuestros bienes una vez que hayamos fallecido. Bajo la denominación, repartición de herencia, se establecen las disposiciones de la Ley.

Existen dos formas de realizar un testamento

  1. Ológrafo
  2. Aquél en el que la persona que testa es quien escribe su decisión y deja constancia de la fecha y la hora en la que realizó esta estipulación.

    Esta modalidad de testamento cuenta con algunas desventajas, entre las que destacan la falta de conocimiento de la ley que derivan en la anulación de muchos de ellos además de la polémica entre los herederos siempre bajo la premisa del cuestionamiento de la capacidad o la libertad del testador en el momento de estipular su voluntad.

  3. Notarial Abierto
  4. Esta es la modalidad más habitual en el momento actual. Contempla el establecimiento de la forma en la que desea que se realice el reparto de sus bienes una vez que haya fallecido ante notario. Esta modalidad tiene muchas ventajas entre las que destaca la correcta aplicación de la legislación vigente y los clausulados necesarios para aportar legalidad a su voluntad.

    El Notario le informará de las distintas fórmulas establecidas en la Ley para que sus herederos puedan disfrutar de su patrimonio. Adicionalmente, le asesorará sobre los aspectos fiscales y garantiza la confidencialidad de la voluntad.

    ¿Cómo se hace un testamento?

    Para redactar un testamento ante notario deberá acudir provisto de su documento de identificación y un detalle de su patrimonio. El Notario redactará el testamento y procederá a su otorgamiento.

    Obligaciones legales. Europa y Latinoamérica

    Debe tener presente que la realización de un testamento no es completamente voluntaria. La legislación vigente establece la obligación legal de dejar un mínimo estipulado a cada heredero legal, denominado como “La Legítima”, ésta afecta a los hijos principalmente, a los padres y ascendientes y a los viudos y viudas.

    La única forma de privar a los herederos de los porcentajes mínimos establecidos por la legislación vigente, es efectuando un procedimiento de desheredación, regulado por los códigos civiles y de consecución muy poco frecuente.

    Estados Unidos - una excepción

    En Estados Unidos el sistema es radicalmente distinto. La legislación vigente no establece límites ni herederos obligatorios. El testador cuenta con la libertad más absoluta a la hora de realizar su testamento, pudiendo incluso, dejar todos sus bienes a organizaciones o amigos aunque existan herederos legales, siempre que no sea contrario a las leyes particulares de cada estado en lo relativo a los derechos del cónyuge.

    Herederos sin testamento

    En Europa y Latinoamérica el orden de herederos es el siguiente:

    1. Hijos: Se reparten los bienes en partes iguales
    2. Cónyuge: Le corresponde el usufructo de un porcentaje de la herencia así como la mitad del patrimonio adquiridos mientras estuvo vigente la sociedad conyugal
    3. A falta de hijos: Los padres, ascendientes y hermanos
    4. A falta de ascendientes o hermanos, cualquier familiar que pueda demostrar consanguinidad
    5. A falta de todo lo anterior, hereda el estado

    En Estados Unidos la distribución de la herencia cuando la persona fallece sin testamento,
    corresponde a un administrador de los bienes que dejó la persona fallecida, éste es elegido por un tribunal previa designación de los herederos del fallecido.

    Al igual que en Inglaterra, las leyes de herencia intestada en Estados Unidos, varían de un estado a otro. La mayoría de las normativas vigentes en términos de sucesión, se determinan en función de los herederos legales del difunto y, en caso de no existir, el patrimonio pasaría a manos del Gobierno.

    Conclusiones

    Es bueno tener un testamento, al fin y al cabo, se trata de un acto de cooperación con los seres queridos. Establezca los porcentajes de su patrimonio que quiere dejar a cada uno de sus herederos y hágalo asesorado por un Notario, es la única forma de evitar que le invaliden su voluntad.

    El testamento y la herencia se regulan por las leyes vigentes, si usted está pensando hacer un testamento, hágase asesorar por un fedatario público, él es la persona indicada para establecer las capitulaciones en el formato adecuado a la ley y teniendo en cuenta aspectos tan fundamentales como los porcentajes de reparto y la incidencia fiscal.

Su voto: Ninguno Promedio: 4.5 (4 votos)
¡Se el primero en dejar un comentario!
  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.