En la cultura occidental el Año Nuevo se celebra el 31 de diciembre y es la festividad que da inicio a un nuevo año del calendario gregoriano. El mismo fue instituido en 1582 para los países católicos por el papa Gregorio XIII y es el que se utiliza en casi todo el mundo. Aunque existen excepciones como China, India, Irak, Irán e Israel, que lo celebran en otra fecha rigiéndose en algunos casos por el calendario lunar.

Los orígenes del Año Nuevo

La primera vez que se celebró el Año Nuevo, fue hace unos 4000 años en la Antigua Babilonia coincidentemente con la llegada del primer día de la primavera, estación en la que todo florece y renace.

A partir de la reforma del calendario realizada por Julio César con la ayuda del matemático Sosígenes en el año 46 A.C, para que el Año Nuevo tuviera sincronía con el Sol, se modificó para el 1 de enero, para honrar así al dios romano Jano (Rey de los comienzos).

Posteriormente los líderes cristianos volvieron a modificar la fecha, hasta que en 1582 el Papa Gregorio XIII la estableció definitivamente en el 1 de enero.

Al expandirse la cultura occidental al resto del mundo, el festejo del Año Nuevo se extendió a lo largo del siglo XX convirtiéndose en una fecha universal. Se festeja en prácticamente todos los países del mundo. Aunque cada uno tiene sus propias costumbres y tradiciones, en general desde la víspera del 31 de diciembre, se realizan diversos eventos para esperar que lleguen las 12. Minutos antes de la hora se suele hacer un conteo regresivo que culmina con la explosión de fuegos artificiales, en un verdadero espectáculo de luz y color.

El sociólogo Mauro Basaure explica que las culturas tienen la necesidad de estructurar el tiempo de marcar un fin y un inicio:

…de que las cosas no solamente continúen, sino que haya un quiebre o reinicio.

En todas hay rituales sobre el cambio de ciclo, asociado a procesos naturales, pasar de la época seca a la lluviosa, a las cosechas, siembras. Independiente de cómo se manifieste.

Celebraciones del Año Nuevo en otras culturas

El Año Nuevo Chino

El Año Nuevo chino también llamado Fiesta de la Primavera o Año Nuevo Lunar, se celebra en base al calendario lunar y no tiene una fecha exacta como el occidental. Se celebra el día de la luna nueva más próximo al solsticio de invierno, que ocurre entre el 21 y 23 de diciembre, y el equinoccio de primavera, que es entre el 20 y 21 de marzo. Para saber con exactitud cuándo es, se debe tener en cuenta cuál es el día de luna nueva que está más cercano al inicio de la primavera. En el 2017 (año del Gallo) el comienzo del año chino fue el 28 de enero y en 2018 será el 16 de febrero (Año del Perro).

La víspera del Año Nuevo chino es muy parecida al Fin de Año (Nochevieja – 31 de diciembre) occidental. Las familias se reúnen en sus lugares de origen y ello implica que se produzcan en esas fechas importantísimos movimientos de personas que se trasladan para poder estar en casa en esos días. Se le llama el movimiento de primavera e implica una de las mayores olas migratorias del mundo, millones de personas se trasladan dentro del país, para poder pasar con sus familias.

La cena de víspera de Año Nuevo se conoce como Nianyefan y es la más importante del año para los chinos.

El saludo de Feliz Año Nuevo en Mandarín es Gong Xi Fa Cai y Gong Hey Fat Choy en Cantonés.

El Año Nuevo Judío

El Año Nuevo Judío (en hebreo “Rosh Hashaná” y en español “cabeza del año”), se celebra el séptimo mes del calendario hebreo (septiembre - octubre) el cual se basa en el ciclo de la Tierra alrededor del Sol. El 20 de septiembre de 2017 del calendario occidental, los judíos celebraron el Año Nuevo 5778 y en el 2018 la celebración será el 9 de septiembre.

El festejo del Año Nuevo judío comienza en la víspera y a la mañana se toca el shofár (instrumento musical judío) con el que se convoca a la meditación e introspección. El Año Nuevo (Rosh Hashaná) y el Día del Perdón (Yom Kippur) son las celebraciones más importantes de la tradición judía.

El Rosh Hashaná evoca la creación de Adán y Eva y la celebración incluye la ingesta de alimentos como cabeza de pescado, vino, pan redondo, miel y manzana, simbolizando la dulzura que se desea para el siguiente año. Antes de comer se realiza una oración.

El saludo de Año Nuevo en hebreo es Shana Tová.

Año Nuevo Islámico

El Año Nuevo Musulmán se celebra teniendo en cuenta el primer día del mes del calendario hegiriano islámico (Muharram) que es un calendario lunar. Se compone de 12 meses alternados de 29 o 30 días que conforman 1 año de 354 o 355 días. No tiene una fecha fija, sino que rota año a año. Los musulmanes celebran el Año Nuevo rindiendo homenaje a la salida del Profeta Mahoma de La Meca y la emigración que hizo a la ciudad de Medina (Hégira). No tiene un gran significado religioso como en otras culturas, festejan con rezos, leyendo el Corán y deseando Feliz Año Nuevo. El 2017 corresponde al año 1439 AH y fue celebrado por los musulmanes el pasado 22 de septiembre.

Sin votos aún