Smartphone

En un ránking realizado por la cadena de televisión History Channel, el smartphone o teléfono inteligente se levantó como el mejor invento de la historia ya que en él se reunían los mejores inventos de la historia en un solo objetos, es decir que en un smartphone tenemos teléfono, reloj, brújula, televisión, reproductor musical, radio, cámara fotográfica y videocámara, una computadora e internet (y podríamos seguir contando). Pero una serie de estudios han determinado que este gran invento afecta dramáticamente nuestra calidad de vida.

A pesar de todas las bondades antes mencionadas, el mal uso del smartphone puede comprometer seriamente nuestra calidad de vida, además de afectar nuestra productividad en el trabajo, puede robarnos horas de sueño y afectar nuestro descanso diario, y puede afectar nuestra capacidad de concentración.

Muchos viven pegados a su smartphone, las razones pueden ser muchas, desde estar pendiente a correos o mensajes, en videojuegos altamente adictivos o por estar conectado a internet. Un estudio realizado por The Online Psychology Degree, determinó que el 95% de las personas se llevan el smartphone a la cama una hora antes de dormir , para usarlo ya sea para ver televisión, alguna película o ver videos, enviar mensajes o simplemente para navegar en la red. Este mismo estudio determinó que el 90% de los jóvenes entre 18 y 29 años han confesado que duermen con su smartphone al lado o muy cerca.

Otro estudio realizado en conjunto por la Universidad de Florida, la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de los investigadores de Washington, determinó que el uso del smartphone hasta altas horas de la noche afecta directamente la productividad laboral de la mañana siguiente. El profesor Clifford Nass de de la Universidad de Stanford explicó en una entrevista radial que hoy algunas personas para poder concentrarse deben apagar su smartphone, acotó esta frase que encierra el problema: “Ellos simplemente no pueden mantenerse enfocados en una tarea”.

Queda claro que todo exceso es malo, y el excesivo uso del smartphone sin duda nos crea estragos físicos y psicológicos que afectan directamente a nuestra calidad de vida. Los expertos recomiendan dejar esta adicción gradualmente y dejar el smartphone lejos cuando debemos descansar, comer, trabajar y cuando interactuamos personalmente con los demás. La solución se resume en una palabra “desconectarse”; a medida que más desconectado estemos, viviremos más tranquilos y mejor.

Sin votos aún