Personal Branding

La marca personal o Personal Branding es tan valorable como la creación de una marca corporativa, aunque hay ciertas diferencias sensibles entre una y otra. En la marca personal se potencia a una persona que puede ser experta en un determinado campo, por ejemplo, y en las marcas corporativas siempre se promocionará al conjunto de características que componen dicha empresa, productos, empleados, sistema de trabajo, filosofía y no sólo en lo que una persona cree o sabe es capaz de hacer.

El Personal Branding consiste en la imagen que somos capaces de crear en la mente del resto de las personas sobre nosotros mismos, y también del manejo que podemos tener sobre la persuasión e influencia que se genera sobre la audiencia.

Los beneficios de crear una marca personal están en la facilidad que tiene una persona en potenciar lo que es y lo que sabe es capaz de hacer, permitiendo así que la estrategia hacia el éxito este más cerca de volverse una realidad. De una u otra forma todo el mundo tiene una “marca personal”, sin embargo, son pocos los que la manejan de forma estratégica para sacar provecho de ella. La importancia de controlar lo que se es y el mensaje que se envía, contribuye a mostrarse como un profesional excepcional si se hacen las cosas bien.

Entre los conceptos personales y clásicos del Personal Branding, Hubert Rampersad(1), tiene mucho que aportar. Rampersad plantea que bajo un concepto de personal Branding clásico lo que se busca es la explotación de conceptos como marketing, construcción de una imagen, venta, apariencia externa y auto promoción.

El problema del enfoque tradicional, es que el riesgo de parecer un profesional autocomplaciente y egocéntrico acapara más problemas que posibilidades de éxito, quitando importancia a buscar siempre ser auténtico y revelar el verdadero carácter que se tiene.

La búsqueda de cómo potenciar una marca personal hoy debe basarse en ciertos aspectos específicos de quien desea convertirse en una marca reconocible, como por ejemplo sus:

  • Sueños
  • Propósitos
  • Valores
  • Singularidad
  • Genialidad
  • Pasión
  • Especialización
  • Características
  • Actividades favoritas

Sólo con el potenciamiento de estos elementos, se puede conseguir una marca fuerte, distinta, relevante y memorable inclusive. Este enfoque apunta a acercarse un poco más al concepto del auto-entendimiento y conocimiento de las necesidades del resto, donde luego se busca cómo satisfacer éstas sin tener que renunciar a los valores y verdad que impulsan al personal branding que se ha construido.

Personal Branding, una nueva oportunidad ante la crisis

Rampersad está convencido de que crear una marca personal forma parte de la necesidad de independencia y redefinición de una persona en tiempos de crisis, donde lo único que se necesita es una oportunidad para salir adelante y alcanzar el éxito. Una cita muy interesante es lo que dijo Albert Einstein “En medio de las dificultades, residen las oportunidades”.

Una crisis financiera no podría ser una mejor oportunidad para una persona que busca redefinir qué es lo que quiere y cómo lo va conseguir, y para ello la valoración de lo que puede aportar por medio de la construcción de una marca personal es inevitable.
La construcción de una marca personal se basa en cuatro etapas fundamentales, según el profesor Hubert Rampersad, cuales son:

  1. Definir y formular la ambición personal

    Hay que hacer visible a todo el mundo la visión, misión y funciones personales que se van a desempeñar. La confianza en sí mismo y la identificación de los sueños es muy importante en la creación de una marca personal. Algunas de las preguntas que hay que contestar de forma personal en este proceso son: ¿Quién es? ¿Qué se está buscando? ¿Qué lo hace único? ¿Qué lo convierte en alguien especial y distinto? ¿Qué valores se tienen?

  2. Definir una promesa en la creación de una marca personal, la que se utilizará como punto de enfoque respecto del comportamiento y las acciones que se realicen

    La declaración de una marca personal conlleva a la especificación de todas las ambiciones que se posean, objetivos de la marca, especialidad, atributos del dominio de un servicio y el dominio propio

  3. Formular un cuadro personal de balance

    El desarrollo de un plan de acción que sea balanceado es la clave en esta etapa de la creación de una marca personal. Todos los esfuerzos deben abocarse a hacer que la ambición personal y la propia marca que se creará, sean manejables y mesurables en objetivos personales que puedan traducirse en acciones equilibradas

  4. Implementar y cultivar la marca

    La marca personal no tiene ningún valor en absoluto, a menos que se convierta en una realidad, por ello es preciso crearla y mantenerla de forma efectiva

  5. De esta forma, el Personal Branding genera frutos a quienes desean convertirse en su propia marca, en su propio propulsor y tomar el éxito con sus manos mediante un trabajo profesional, completo y oportuno a las necesidades del resto.


    (1) Hubert K. Rampersad, BS, M.Sc., Ph.D. experto en Personal Branding y autor de libros como “Authentic Personal Branding: A new blueprint for building and aligning a powerful leadership brand, entre otros”.
Sin votos aún