battle angel james cameron

El productor James Cameron y el director Robert Rodríguez se unieron para llevar a la pantalla grande este relato que mezcla el drama con la ciencia ficción. Battle Angel, la última guerrera, ya se encuentra en los cines de las principales ciudades del mundo y en este artículo te familiarizamos con la trama y los personajes.

Manga japonés

La película está basada en el manga japonés Gunnm del autor Yukito Kishiro, el cual fue serializado en nueve volúmenes desde 1990 hasta 1995. Cuenta las aventuras de la androide Gally. Cuando el manga fue lanzado en Estados Unidos, la empresa Viz Media, realizó algunos cambios en los nombres de los personajes, de este modo la protagonista cambió su nombre de Gally a Alita y la serie en sí se llamó Battle Angel Alita.

Battle Angel: el anime

De los nueve volúmenes del manga original, dos de ellos fueron adaptados para realizar dos episodios de dibujos animados para el formato de video original (OVA). Según comentó el mangaka Kishiro, el plan siempre fue realizar estos dos únicos episodios para video, pues en aquel entonces él no contaba con tiempo para supervisar una serie extensa y tampoco sintió mucho interés en adaptar su obra al anime. Actualmente no hay planes de retomar la versión animada.

El dilema de James Cameron

Cameron entró en contacto con la historia de Alita, mucho antes de dirigir Avatar. A finales de los noventa, Guillermo Del Toro le comentó a Cameron sobre la posibilidad de realizar un cortometraje sobre el manga Gunnm. Los elementos de ciencia ficción y todo el mundo cibernético que rodea la historia de Battle Angel, le hicieron creer a Del Toro que era un proyecto apropiado para Cameron.

Aspectos como una nueva visión futurística, acción estridente, la búsqueda, la curiosidad, el autodescubrimiento y el anhelo de libertad, atrajeron en demasía al director de Titanic.

Comencé a revisar los libros y me di cuenta de que Kishiro había creado este mundo increíblemente variado y detallado, lleno de potencial cinematográfico.

Cameron comenzó a trabajar en el guion y se rodeó de artistas con quienes empezó a diseñar los modelos conceptuales de los personajes, pero a mediados del año 2000, el productor también se hallaba inmerso en el proyecto Avatar y tuvo que tomar la difícil decisión de optar solo por uno.

A pesar de que finalmente se inclinó por hacer realidad el universo de Avatar, Cameron nunca pudo sacar de su mente a Battle Angel, un proyecto que haría realidad luego de Avatar, pero el enorme éxito de esta última cinta y la necesaria expansión de su universo, hizo que este anhelo se pospusiera una y otra vez hasta que una charla con el cineasta Robert Rodríguez, le hizo ver al productor que su interlocutor era el director ideal a quien podría encargar esta añeja ilusión.

El resultado ya está en la pantalla de tu cine más cercano