cortometraje Detainment

Hasta el 28 de enero, un total de 222.432 personas habían firmado una petición en la plataforma Change.org para retirar la nominación a mejor cortometraje en los premios Oscar de este año a “Detainment”, una producción basada en el asesinato del niño James Bulger en 1993.

La película se construye sobre interrogatorios reales a los asesinos de James Bulger, Jon Venables y Robert Thompson, quienes con tan solo 10 años de edad torturaron y mataron a un niño de 2 años, convirtiéndose así en los asesinos más jóvenes del Reino Unido.

La nominación de “Detainment” ha hecho revivir en la sociedad británica aquel caso que estremeció al mundo por la crueldad con que se dieron los hechos.

La madre de la víctima, Denise Fergus, se mostró a favor de la petición de la plataforma Charge.org, aduciendo, además, que el director de la cinta, el irlandés Vincent Lambe, jamás se acercó a ella o a algún miembro de la familia para consultar sobre la realización de la producción.

La mujer confesó que no le interesa ver una película que glorifica el asesinato de su hijo y se sumó a la petición de que le fuera retirada la nominación al Oscar, solicitó también que sea retirada de los circuitos públicos donde pueda exhibirse.

Posición de la Academia

Al respecto, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas se ha pronunciado aduciendo que, si bien entiende la preocupación de la familia de la víctima, no retirará la nominación, pues como institución se mantiene neutra ante la decisión de sus miembros, quienes valoran las producciones de acuerdo a sus propios criterios.

Vincent Lambe, director del film, ha negado que haya tenido la intención de mostrarse irrespetuoso con la familia del niño asesinado. Lejos de lucrar con el dolor de los familiares, aseguró que lo que la película busca es comprender por qué se dieron los hechos para que de esta manera se puedan evitar sucesos similares en el futuro.

Los hechos reales

El 12 de febrero de 1993, el pequeño James Bulger fue secuestrado de un centro comercial de Merseyside. Las cámaras de seguridad de dicho centro permitieron ver al niño acompañado de sus secuestradores, los niños Jon Venables y Robert Thompson, cada uno de 10 años de edad.

Venables y Thompson se llevaron caminando al niño por las calles de Liverpool, recorriendo cerca de 3 kilómetros. En el trayecto, se detenían ocasionalmente para propinarle patadas y puñetes. Posteriormente le golpearon la cabeza con ladrillos y lo rociaron con pintura azul para finalmente dejarlo tirado sobre las vías del tren, donde fue hallado luego sin vida.

Los asesinos del niño salieron de prisión en 2001 tras cumplir 18 años de edad y actualmente cumplen una sentencia de arresto domiciliario de por vida con prohibición de acercarse a los familiares de la víctima.