Agregar comentario

75 años del desembarco en Normandía

Esta semana se conmemoró el 75 aniversario de una de las mayores operaciones militares de la historia que implicó a fuerzas navales, aéreas y terrestres en una campaña para liberar a la Europa noroccidental de la ocupación nazi.

Este día histórico es conocido como el “Día D” o el “desembarco de Normandía” y cada año es motivo de grandes celebraciones en Reino Unido y Francia, pues un 6 de junio de 1944, tropas del Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Francia, atacaron al ejército alemán en la costa norte de Francia.

La planificación

Los oficiales que organizaron la operación fueron muy cuidadosos sobre el momento en el que se debía llevar a cabo el desembarco. Tanto así que la fueron planificando desde hace un año atrás y todo estaba dispuesto para que esta se llevara a cabo el 5 de junio, pues se consideró que era la fecha más apropiada debido a que, según los cálculos, podía contarse con aguas tranquilas, luna llena, marea baja y buena iluminación solar.

Pero las tormentas inesperadas obligaron a retrasar la operación un día, por lo que las tropas recién pudieron movilizarse el 6 de junio. Aquel día, desembarcaron simultáneamente decenas de miles de tropas en cinco playas separadas de Normandía, las que llevaban los nombres clave de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword.

La jornada

Varias divisiones de paracaidistas aterrizaron detrás de las líneas enemigas a primera hora, mientras que miles de barcos se reunían frente a las costas de Normandía para el ataque principal.

Aunque los líderes alemanes creían que una invasión aliada era inminente, pensaron que estos ataques iniciales, en realidad solo se trataban de una táctica de distracción, pues ellos estaban convencidos de que la invasión se realizaría en Calais, otra localidad del norte de Francia, y no en Normandía.

Esto era lo que los aliados se habían esforzado en hacer creer a los hombres de Hitler. Este elemento sorpresa ayudó a las tropas británicas a llegar a la playa “Gold”. Las fuerzas canadienses, en tanto, lograron alcanzar la playa “Juno” y otro contingente británico hizo su llegada a la playa “Sword”.

“Utah” fue otra de las playas donde soldados estadounidenses pudieron desembarcar sin muchas bajas. No ocurrió lo mismo en la playa “Omaha”, donde las tropas estadounidenses sufrieron grandes pérdidas, pues en dicha playa el bombardeo desde los barcos y las ráfagas terrestres sobre las defensas alemanas resultaron infructuosas.

Pasada la medianoche, tres divisiones aerotransportadas estadounidenses y británicas despegaron con el objetivo de asegurar los flancos de las playas. Gran número de embarcaciones navales se reunieron en un canal denominado por lo militares como “Piccadilly Circus”.

El desembarco

Desde las 6:30 am del día 6 de junio, las primeras cinco divisiones de asalto fueron llevadas a sus playas, protegidas en la retaguardia por el bombardeo de los buques de guerra, estas acciones se realizaron a lo largo del día.

Para la medianoche, los aliados ya habían asegurado sus posiciones en las orillas del mar y presionaban el avance hacia el interior de Gold, Juno, Sword y Utah.

Estos desembarcos no habrían sido posibles de no contar con el apoyo masivo de las fuerzas aéreas y navales, las que eran mucho más potentes que las de los alemanes.

Esta operación se cobró la vida de miles de soldados, tanto aliados como alemanes, pero también murieron civiles franceses como resultado de los bombardeos de las fuerzas aliadas.

Después del día D

A pesar de que las tropas aliadas lograron asentar sus posiciones en Francia, al final de aquel día, aún corrían el riesgo de ser empujadas hacia el mar, por lo que tenían que seguir ganando posiciones más rápido de lo que los alemanes podían reforzar las suyas.

Tras consolidar sus posiciones en la costa, las tropas aliadas comenzaron a internarse en territorio francés haciendo retroceder al ejército alemán. El avance fue lento, pues los alemanes demostraron firmeza en el combate. Pero el mayor número de hombres y el apoyo de una fuerza aérea superior a la del enemigo lograron romper la férrea defensa alemana.

Cuando al fin se logró la liberación de París, a finales de agosto de 1944, cerca del 10% de los dos millones de soldados que formaban las tropas aliadas que llegaron a Francia estaban muertos, heridos o desaparecidos.