Redes sociales

Hoy casi todo el mundo está conectado por lo menos a una red social, los usos y los tiempos que se le dedican es variable dependiendo del usuario y de sus “necesidades”. Pero el abuso de ellas se ha convertido en un problema “social”, ya se habla de adicción a las redes sociales. Conozca algunos de los hábitos de los adictos a las redes sociales, usted puede haber caído en esta adicción sin darse cuenta.

Me gusta todo
Abusar del botón “Me gusta” de Facebook, puede convertirse en un mal hábito. Si llegamos al extremo de darle a este botón sin saber ciencia cierta de que se trata puede llevarlos a un problema, sobre todo si se trata de algo triste que comparten sus amigos.

Revisar compulsivamente
Los dispositivos móviles nos han acercado más a las redes sociales, pero si los usamos cada 2 o 3 minutos para revisar si tenemos nuevos tuits o nuevos comentarios sin importar que estamos haciendo o con quién estamos, ya es un problema.

Destruir el idioma
140 caracteres son los permitidos por Twitter, pero algunos por desesperación y con el afán de ganar tiempo, desesperadamente escriben con una ortografía deplorable y muchas veces obviando las vocales.

Adicción a las alertas
Como si fuera motivo de orgullo, programan su teléfono móvil para que avisen de cada alerta que le lleguen (tuits, mensajes, comentarios de fotos etc.) Al final el teléfono suena cada minuto y se convierte en una molestia para los acompañantes.

Odio la conexión
Si alguna red social falla por conexión o por alguna otra razón, es motivo para molestarse a extremos impensados, como si estar o no estar conectado a una red social fuera un caso de vida o muerte.

Creerse un experto en redes sociales
Saber de redes sociales está bien, pero alardear saber todo sobre ellas como si fuera un motivo de orgullo llega a bordear el absurdo. Sin darse cuenta existen millones que saben lo mismo que tú; no hay secretos en las redes sociales.

Influyente en las redes sociales
Alardear de cuantos amigos se tienen en Facebook o de cuantos nos siguen en Twitter, puede ser hasta molesto. Erróneamente creen que tener más “amigos” en las redes sociales se es más importante, casi siempre no conocen personalmente ni siquiera a la mitad.

Redes sociales vs vida real
Dejar de hacer cosas de nuestra vida por estar metido en las redes sociales puede ser hasta peligroso. Dejar a una persona con la que se está personalmente por entrar a ver nuestras novedades en las redes sociales, no solo está mal, sino es de muy mala educación.

Si tienes uno o varios de estos hábitos, puede ser que te hayas convertido en un adicto a las redes sociales. Si lo dudas, intenta dejar las redes sociales por una semana, la respuesta está en el último día de esa semana, si es que no llega antes.

Sin votos aún