Configurar privacidad en Facebook

Facebook ha estado últimamente en el ojo de la tormenta por temas relacionados a la privacidad de la información de sus usuarios.

Este tema, que preocupa a muchos, fue abordado por la compañía, y desde ahora en adelante manejar la privacidad de una cuenta se ha transformado en una tarea más sencilla.

Cuando uno se registra a una red social, tiene que hacerlo conociendo las reglas del juego. Todos los datos que se comparten son subidos a un servidor (en este caso el de Facebook) y a veces, desde afuera, no se sabe qué pueden hacer con esa información.

Por eso, lo mejor es conocer bien las opciones de privacidad para poder configurarlas correctamente, compartiendo sólo lo que queremos compartir, y ocultando lo que no queremos que otros vean.

Cómo configurar la privacidad en una cuenta de Facebook

Antes, Facebook permitía modificar las opciones de privacidad de manera general. Hoy en día, después de tantas quejas por parte de los usuarios, es posible modificar hasta el más mínimo detalle.

Primero hay que acceder a las opciones de privacidad, las que se encuentran bajo la pestaña “Cuenta”, que está en el borde superior derecho del sitio. Una vez allí, hay que hacer clic en “Configuración de la privacidad”.

Aparece una pantalla que nos habla acerca de estas opciones brevemente y nos ofrece ciertas opciones de privacidad predeterminadas.

La información a compartir está categorizada por temas, cuales son:

  • Mi estado, fotos y publicaciones
  • Biografía y citas favoritas
  • Familia y relaciones
  • Fotos y videos en los que estoy etiquetado
  • Creencias religiosas e ideología política
  • Cumpleaños
  • Pueden realizar comentarios en las publicaciones
  • Direcciones de correo electrónico y mensajería instantánea
  • Números de teléfono y dirección

Hay dos formas de editar la privacidad: de manera general y de manera individual. De forma amplia y general podemos configurar todas las opciones en tres categorías: “Todos”, “Amigos de amigos” y “Sólo amigos”.

En “Todos”, la información recopilada en todas las secciones enumeradas anteriormente va a poder ser visualizada por cualquier persona, sea o no amigo del titular de la cuenta en Facebook.

Si seleccionamos “Amigos de amigos”, solamente se podrán ver la información quienes sean "amigos", así como también los amigos de ellos.

Por último, se encuentra “Sólo amigos”. Al seleccionar esta categoría, sólo nuestros amigos podrán acceder a nuestra información.

Lo interesante de las nuevas opciones de privacidad es que podemos ir un poco más allá e incluso personalizar la manera de compartir un poco más a fondo.

Por ejemplo, podremos mostrar “Mi estado, fotos y publicaciones” a nuestros amigos y amigos de ellos, pero mostrar nuestra biografía, cumpleaños, creencias religiosas e ideología política solamente a nuestros amigos.

De esta forma, la información que compartimos se puede adaptar a nuestra necesidad. Si quieres privacidad máxima, lo mejor es compartir todo solamente con amigos. Si no tienes problema de compartir tu información, fotos y estado, puedes elegir la opción “Todos”.

Un paso más allá: limitando la información

Hay dos maneras de mantener nuestra privacidad: limitando la cantidad de personas que pueden acceder a nuestra información o simplemente compartiendo menos. Esta última es una alternativa igual de válida que la primera.

A veces, cuando no queremos que ni siquiera Facebook tenga acceso a datos sensibles (como por ejemplo nuestro número de teléfono) podemos elegir simplemente no ingresarlos. Podemos elegir no subir fotos, no completar nuestra creencia religiosa o no ingresar datos sobre la familia y las relaciones.

Una buena combinación entre los datos que elegimos compartir y la selección de las personas que pueden acceder a esa información nos brindará una configuración de privacidad óptima.

Para más información sobre la privacidad en esta red social, puedes acceder a la Guía de Privacidad de Facebook.

Sin votos aún