tatuaje colorido y brillante

Los tatuajes están cobrando adeptos todo el tiempo y actualmente los “raros” o “diferentes” son aquellos que no los tienen. Si bien se hace énfasis en los cuidados inmediatos a la realización de los mismos, poco se sabe de los posteriores. Es decir, aquellos que deben tenerse para que luzcan bonitos, brillantes y no pierdan su color original.

El doctor Javier J. Domínguez Cruz, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), explica con respecto al cuidado de los tatuajes:

Los cuidados que se deben adoptar deben ser similares con independencia del tamaño de los tatuajes. Es fundamental llevar a cabo medidas de higiene adecuadas, aunque estas pueden ser más complicadas de realizar si el tatuaje es de gran tamaño.

1 No exponer los tatuajes al sol de forma directa

Es sabido, ya que es una de las principales recomendaciones del tatuador, que un tatuaje recién hecho no debe exponerse al sol. Sin embargo, este consejo aplica para toda la vida. Si bien, por lo general, uno se realiza este tipo de arte en el cuerpo con el afán de que sea apreciado por los demás, esa podría decirse que es la “gracia”, ya que es un acto comunicativo. Lo cierto es que el sol, no es el mejor amigo de los tatuajes, sobre todo cuando lo que se busca es cuidar su color.

Así lo explica el tatuador Àlex Grinyà:

…la radiación degrada y envejece las tintas y hace perder contraste y calidad al trabajo; el tattoo se decolora y apaga, perdiendo detalle.

…mejor enseñarlos por la tarde y al anochecer, cuando el sol ya está bajo, si queremos conservarlos en buen estado por muchos años.

2 Evitar el exceso de camas solares

El uso excesivo de camas solares además de que aumenta el riesgo de cáncer de piel de por sí, pueden favorecer una reacción cutánea al entrar en contado prolongado la luz UV y la tinta utilizada para el tatuaje.

La dermatóloga del hospital Sharp en Grossmont, en California, Estados Unidos, Mona Mofid, señala sobre las camas solares:

Son 100 por ciento más peligrosas que el sol.

3 Utilizar cremas humectantes con frecuencia

Humectar la piel con frecuencia con cremas emolientes, además de ayudar al cuidado de la piel, mejora el aspecto y ayuda a mantener intacto el color y el brillo del tatuaje.

4 Utilizar protector solar al exponerse al sol

Si bien los cuidados con el sol suelen asociarse a los tatuajes recién hechos, la protección solar debe estar presente siempre. En primer lugar para cuidar la piel de sus rayos nocivos. Y en segundo para preservar el color y evitar el desgaste que se produce por la exposición prolongada. Se recomienda usar un factor de 30 o 50.

Pese a que la labor del tatuador es fundamental para obtener un excelente resultado, el otro 50% del tatuaje es responsabilidad de quien se tatúa, con los cuidados y mantenimiento posteriores que le realiza al mismo.

Sin votos aún