Reformas educativas

Los últimos informes a nivel mundial sobre educación han levantado las críticas a gobiernos en muchos países desarrollados que, incluso, han llegado a retroceder en los niveles educativos después de una década de progreso. Los educadores intentan estos últimos años encontrar modelos válidos para realizar reformas educacionales; las principales críticas vienen de la falta de sistemas que consigan mejorar el problema de la productividad y el absentismo escolar presente en los países desarrollados.

Las TICs y la enseñanza

Durante las últimas décadas, países como Estados Unidos han ido incorporando las nuevas tecnologías a los métodos de estudio de los alumnos; en principio, ello ha contribuido a mejorar el nivel de los escolares, pero no tardaron en surgir problemas devenidos de las nuevas tecnologías y sus enormes posibilidades.

Las nuevas generaciones han aprendido rápidamente a utilizar las nuevas tecnologías para desarrollar sistemas de trampa y así sacar adelante exámenes. Esto, a su vez, ha generado un nuevo debate entre los expertos en educación. Y es que hasta el momento se había hecho hincapié en evaluar a los alumnos de manera individual. Sin embargo, la tendencia general en los mismos y las exigencias de mercado dan a entender que hay que ampliar cada vez más el trabajo grupal y la promoción colaborativa, en algunos países nórdicos de Europa ya se han aplicado métodos que intentan desarrollar la educación colectiva por encima de la individual. En este sentido, incluso se han llegado a aplicar leyes como la voluntariedad para asistir a exámenes, sin que supongan un paso previo obligatorio, antes de obtener titulaciones.

Cambio de rumbo

Los gobiernos europeos han intentado desarrollar sistemas mixtos, que intentan combinar actividades grupales con exámenes individuales para comprobar el nivel de los alumnos. Sin embargo, este tipo de sistema ha sido puesto en cuestión – al igual que el de los países nórdicos -, ya que según muchos expertos, en el futuro los individuos deberán de hacer frente a determinados problemas por sí mismos sin ayuda alguna en el ámbito laboral.

Los hay que incluso sostienen que lo importante es desarrollar la agudeza de los alumnos, como declara el rector de Diseño en la Standford University, llegando a decir abiertamente que si un alumno convence a otro para que realice un trabajo de su parte, está claro que es un individuo muy inteligente.

En algunos países europeos – independientemente de ideologías gubernamentales de derecha o izquierda – se ha llegado a proponer por parte de expertos en educación ampliar la edad obligatoria de estudio, con el objetivo de que los alumnos consigan un mayor nivel sobre todo en áreas prácticas relacionadas con las nuevas tecnologías.

En cualquier caso, parece haber un consenso general entre expertos a la hora de sentar las bases en la educación del Siglo XXI. Uno de los pilares fundamentales es la educación continua que, sin embargo, ha sido puesta en cuestión por algunos grupos minoritarios de izquierda radical, quienes consideran que este modelo promovería un mercado laboral inestable en el que los individuos deberían estar en empleos precarios y temporales formándose continuamente para entrar a otros.

Crear conciencia cívica y conciencia verde

Gobiernos como el de España, han desarrollado en los últimos tiempos, leyes educativas para potenciar la educación cívica en los jóvenes, entrando de lleno en la postura que algunos expertos defienden de que la formación debe actualizarse continuamente, creando incluso nuevas asignaturas según la sociedad se desarrolla.

En este aspecto, durante los últimos años, diversos países asiáticos en desarrollo han incorporado asignaturas relacionadas con el Medio Ambiente o los Riesgos Laborales con el objetivo de adaptarse a los nuevos tiempos y de promover, entre los jóvenes, actitudes “verdes” y solidarias.

Sin votos aún