Cosas que los hombres deberían hacer, pero no hacen

Vivir en pareja por un lado es hermoso, ya que permite estar cerca de la persona que se ama, pero por el otro lado es complicado, dado que se ponen en común diferentes características de la personalidad de cada uno que a veces chocan.

Las mujeres suelen estar un poco estresadas por atender a los niños, hacer la comida y mantener el orden del hogar, aparte de dedicarse a su profesión. Por su parte, algunos hombres suelen acoplarse a este modo de vida y colaboran activamente, y otros no están al tanto de lo que es necesario hacer para que todo funcione.

Si convives con una mujer, sin duda que podrás recordar las frases que repite a diario como: lava tu taza, no dejes migas en la mesa, saca el periódico de allí, etc.

Los hombres, por lo general, despliegan en su vida comportamientos particulares que no tienen una explicación lógica, sino que funcionan de ese modo.
A fin de intentar retratar a los hombres de cuerpo entero, veamos algunas de las cosas que ellos deberían hacer, pero no hacen, vaya a saber por qué:

1

Cuidar sus cosas

Intenta responder honestamente a las siguientes preguntas: ¿Hace cuánto tiempo que no lavas tu auto? ¿Cuándo fue la última vez que ordenaste tu armario o lustraste tus zapatos? ¿Ordenas el garaje a menudo?
Seguramente que son tareas que intentas evitar en lo posible, esperando que otro las haga por ti. Claro que es aburrido hacer este tipo de tareas, pero alguien tiene que hacerlas, entonces puedes colaborar con tu parte y mantener las cosas en orden, si se trata de tus espacios y objetos, sin duda te beneficiarás de una buena limpieza y orden.

2

Leer las instrucciones

Escena cotidiana: un hombre llega a su casa con un electrodoméstico nuevo, puede pasar las siguientes dos horas tratand de hacerlo funcionar sin éxito, pero es muy poco probable que lea el manual.
Tal vez el hombre piensa que solo puede hacer funcionar lo que sea y que los manuales son para personas tontas. Pues esto no es así, si pierdes unos minutos en leer un manual verás que rápido instalas tu flamante producto.

3

Lavar bien la ropa

No es un gran logro lavar bien la ropa, sin embargo, necesitas que esté limpia y luzca bien, así que puedes aprender a hacerlo como es debido y dejar de mezclar todos los colores o achicar tu remera favorita solo por no leer las instrucciones de lavado que figuran en su etiqueta.
Solo necesitas preguntarle a alguien que sepa hacerlo, seguir sus consejos y todo funcionará de maravillas.

4

Tirar objetos antiguos

La mayoría de los hombres son algo nostálgicos y desean guardar todo: un sombrero viejo, la camisa favorita de la juventud, las revistas y periódicos, etc. Seguramente que es especial poder guardar todo lo que te gusta, pero tal vez necesitarías dos casas más para conservar todo lo que has tocado y olido a lo largo de tu vida.
Todos los años se recomienda realizar una limpieza profunda de la casa, regalar la ropa que ya no usas, los objetos que solo acumulan polvo y tirar todo aquello que saber que no usarás.

5

Dejar que los profesionales hagan los arreglos de la casa

Los hombres suelen intentar con muy buenas intenciones arreglar lo que se encuentra roto en la casa, pero muchas veces, cuando ellos no saben lo que están haciendo, las cosas resultan mucho peor.
Si tienes experiencia en arreglos, pues adelante con tu trabajo, pero si no sabes lo que haces, tratá de no ser orgulloso y llama a un profesional.

Sin votos aún