Cartas viejas

El escritorio es quizás nuestro centro de trabajo, podemos pasar muchas horas a la semana y lamentablemente lo terminados descuidando, para convertirse en un almacén de cosas inservibles y basura. Pero no te preocupes, hemos realizado un listado de todo lo que debes echar cuanto antes.

1

Comida

Muchas veces el escritorio se convierte en nuestra mesa para comer, el tiempo y el trabajo hace que no podamos salir a comer. Es por eso que nuestro escritorio se convierte en un almacén de comida, sobres de salsas (mostaza, ketchup, etc.), paquetes de galletas u otras golosinas terminan refundidas entre los cajones, así como cubiertos descartables y servilletas de papel, sin olvidar una que otra envoltura.

2

Post-it de cosas que ya hicimos

Muchas veces nuestra pantalla de la computadora queda adornada de innumerables post-it de pendientes, pero muchos son pasado y de cosas que ya hicimos, además de dar mal aspecto genera un caos con los que sí son importantes.

3

Bolígrafos que no pintan

Es una manía muy común guardar bolígrafos viejos que ya no pintas, rotos o pedazos de ellos. Quizás antes se podía recargar, pero ahora solo son basura inservible que debe ser echada lo antes posible.

4

Cables y más cables

Es común llenarnos de cables, cargadores y demás conectores tecnológicos que al final ni sabemos para qué son. No decimos que sean inservibles pero sí que no deben estar en nuestro escritorio. Lo mejor es clasificarlos y guardarlos en un caja en otro lugar, uno nunca sabe cuándo los va a necesitar.

5

Tarjetas antiguas

Tener tarjetas en un escritorio es común y hasta necesario, pero muchas veces nos llenamos de tarjetas y no sabemos cuáles sirven y están actualizadas. Lo mejor es clasificarlas, actualizarlas y echar las que no sirven.

6

Papeles ajenos al trabajo

El escritorio se convierte en algo así como nuestra pequeña casa, y terminamos llevando papeles que no tienen nada que ver con nuestro trabajo, documentos ajenos, recibos y demás papelería que lo único que hace es estorbar y generar desorden.

7

Cartas viejas

En este caso sí se trata de temas de trabajo, pero que ya no sirven ni son vigentes. Si alguna es importante quizá merezca la pena ser guardada, pero la mayoría no lo son y su lugar es el bote de basura.

8

Agendas pasadas

Ya sea por olvido o dejadez guardamos nuestras agendas antiguas porque no hemos transcrito la información importante a la nueva. Es hora de hacerlo y echar las agendas pasadas.

9

Material inservible

En este caso no queremos decir que se trata de materia inservible, sino que lo es en nuestro trabajo y el escritorio no es su lugar; esta bien tener un engrapador o una calculadora en el escritorio, pero para que tener por ejemplo un frasco de champú o juguete de tu hijo.

Sin votos aún