Oficina
Oficina

En nuestro artículo anterior “10 maneras de comenzar la semana” intentamos esbozar algunos consejos para evitar tener un lunes desastroso, y junto a él, un inicio de semana terrible. De los consejos que analizamos nos damos cuenta hay pequeñas grandes cosas que pueden marcar la diferencia para nosotros el lunes por la mañana, a veces enfocados en cambios de actitud y otras simplemente en actividades simples que nos ayudan a organizarnos mejor.

En el presente artículo nos enfocaremos en tres consejos más, cuales son: hacer nuestros objetivos públicos, esquematizar nuestras prioridades y desayunar en compañía de personas innovadoras.

7

Publicar nuestros objetivos

Si queremos que algo se haga a como dé lugar, no hay mejor forma de conseguirlo que a través de la acción. El problema que esto supone, comúnmente, es que hay una gran cantidad de personas que se quedan con buenas ideas, pero no consiguen concretarlas jamás por no tener capacidad de “actuar” cuando llega el momento de conseguir que las cosas se hagan. Nunca hay que olvidar la frase que muchos emprendedores exitosos utilizan a diario “Make it Happen”.

Si optamos por contarle a la gente nuestros objetivos para la semana y nos mantenemos honestos con nosotros mismos en cuanto a su real concreción, notaremos como el castigo ante nuestra falta de acción llega a través del reproche colectivo de quienes sabían lo que haríamos. Puede que a muchos no les parezca “efectivo” el método que proponemos, pero si lo prueban una vez verán como el reproche social incentiva la fuerza de voluntad de la que carecemos muchas veces.

6

Esquematizar nuestras prioridades

Comenzar una semana no es sencillo por muchas razones, venimos saliendo de dos días de completo relajo, hay demasiadas cosas que hacer en la semana, entre muchas otras razones. No obstante lo anterior, estas cosas no resultan tan contraproducentes como el sobrecargarnos de “metas” para los siguientes cinco días ¿Por qué? Simplemente porque al tratar de alcanzar todo, no conseguiremos nada.

Objetivos como acabar con la hambruna, prepararnos para una maratón o duplicar nuestras ganancias en cinco días, suena absurdo hasta para un adolescente, entonces ¿Por qué pretendemos hacer más de lo que evidentemente nos permiten cinco días? La ambición es buena en su justa medida, por ello hay que valerse de ese ingrediente lo justo y necesario, de lo contrario deberemos lidiar con la culpa y varias otras cosas más.

5

Desayunar con innovadores

No hay nada mejor para empezar el día que tomar un buen desayuno, pero ¿Qué pasa si añadimos algo más a la receta? Desayunar con uno o dos amigos emprendedores, innovadores y talentosos hará que la semana comience mucho mejor todavía.

No hay mejor forma de iniciar el lunes que hablando de nuestros planes y metas para los próximos cinco días de la semana en vez de recordar lo que hicimos el fin de semana recién pasado.

Si nos acostumbramos a vivir los lunes de esta forma, con desayunos motivacionales como éste que aconsejamos, notaremos cómo el estímulo y experiencia de los otros nos permiten llegar más lejos e incentivan nuestra creatividad.

En nuestro próximo artículo sobre cómo comenzar la semana, hablaremos de los últimos cuatro puntos a considerar el lunes, así es que no se lo pierdan y dejen sus comentarios. Que tengan una excelente semana.

En el siguiente artículo veremos lo relacionada a como convertir nuestra semana en 30 minutos.

Sin votos aún