Cábalas de año nuevo

Llega el 31 de diciembre y muchos se preparan para realizar su cábala favorita, con las que esperan tener un próspero año venidero y mucha suerte en el amor, dinero y salud. Pero algún día se han puesto pensar dónde nacieron estas tradiciones y por qué. Acompáñenos a develar el origen de las más populares cábalas de año nuevo.

1 Las 12 uvas

Esta popular tradición nace en España, en el año 1909 para ser exactos. Ese año hubo excedente de la cosecha de uvas, los burgueses quienes manejaban la industria vitivinícola en esa época crearon esta costumbre para recibir el “año nuevo”. Se suele comer 12 uvas, por ser 12 meses al año y porque se comen justo a las 12 de la medianoche, momento de la transición del año, simbolismo que perduran más de un siglo después. Esta costumbre se sigue practicando en España y algunos países de Latinoamérica y Europa.

2 Las lentejas

Las lentejas representan la bonanza, el dinero y la riqueza. Esta antigua costumbre es italiana, es por eso que un buen plato de lenteja no falta en la cena de “nochevieja”. Esta misma costumbre se volvió popular en España; en Latinoamérica tiene algunas variaciones, aunque el sentido es el mismo, los latinos las llevan en los bolsillos (crudas) o las tienen en la mesa representando la bonanza del año venidero.

3 La ropa interior de roja o amarilla

Esta tradición lamentablemente tiene un origen difuso. En muchos países de Europa se usa ropa interior de color roja, la que representa la pasión y el amor, los que llevan esta prenda en la nochevieja esperan encontrar el amor en el año venidero; esta misma costumbre también se ha extendido a algunos países latino. La ropa interior amarilla también es otra costumbre muy popular en Latinoamérica, pero aunque es similar a la roja, el significado de llevar esta prenda es la suerte para el próximo año, como dato adicional la prenda amarilla debe ser regalada para que la suerte haga efecto.

4 Quemar el muñeco

Esta costumbre nace en España, tradición local de la región del Gran La Plata, luego se extendió a las ciudades aledañas de Berisso y Ensenada, y después se extendió a Valencia. Desde mediados del siglo pasado esta divertida costumbre se sigue practicando en algunos pueblos de España y algunos países de España. La intención de quemar un muñeco en año nuevo representa quemar todo lo malo que aconteció en el año y despedirse de él.

Sin votos aún