Algarve
Algarve

La tierra por donde se pone el sol, como los árabes conocían a esta región, el occidente de Al-Andalus, es uno más de los destinos que se han labrado reputación de paraíso vacacional en el Viejo Continente durante el último cuarto de siglo.

Aunque el gran reclamo turístico de Algarve portugués son sus playas y bellos parajes, la oferta de ocio ha logrado diversificarse con la puesta en marcha de campeonatos deportivos como la Eurocopa de fútbol celebrada en 2004, campeonatos mundiales de golf y etapas del rally Lisboa-Dakar. Su proximidad con España le hace importar una gran cantidad de turismo vecino, aunque muchos otros visitantes acuden a Algarve cada año procedentes de países como Reino Unido, Francia, Alemania, Países Bajos, Escandinavia o Irlanda.

Faro es el municipio más destacado de la provincia lusa. Toda esta zona sur de Portugal se convierte en un destino ideal para viajar en familia o escaparse y disfrutar de un fin de semana sosegado.

Desde la parte más occidental a la desembocadura del río Guadiana, que sirve de frontera con España, se extienden los complejos turísticos de la zona del Algarve. Dispone de hoteles de primera clase y una variada oferta de diversión y ocio nocturnos.

Aunque al presentarse al viajero como una zona de claros contrastes, también los hay más modestos, cientos de ellos. Se dan todas las posibilidades para el turista. En la propia Faro se concentra la mayoría de establecimientos hoteleros. O también se puede optar por alquilar un apartamento o apart-hotel como alojamiento en Algarve alternativo, como el Clube Maria Luisa o el Oceanus, respectivamente. Desde 26 dólares la noche se puede pernoctar en alguna de estas estancias. Con desayuno, el precio se eleva hasta los 38 dólares.

Los precios más económicos también se pueden localizar en apartoteles de otros municipios del Algarve como el Dom Pedro Portobelo (Vilamoura), Colina Verde (Moncarapacho), u hoteles como el Vila Gale Atlantico (Albufeira), desde 47 dólares la noche, o el Monica Isabel Beach Club, un tres estrellas que con media pensión sale apenas por 30 dólares dormir en una habitación individual. Con una buena relación calidad precio sobresalen, además, pensiones como Vila Recife (Albufeira), 30 dólares la noche a tan sólo cinco minutos de la playa, o bien Nossa Senhora da Rocha (Porches), donde desde 45 dólares se tienen unas vistas impresionantes del Océano Atlántico. Otra opción es buscar casas rurales o alojamiento económico en Tavira.

Los mochileros tienen la posibilidad de alojarse en alguno de los numerosos hostales o albergues que tiene el Algarve. La noche, muy económica: Desde los 15 dólares. Asimismo, en las propias oficinas de información turística de la región portuguesa facilitan nombres y direcciones de casas particulares que rentan habitaciones, por si se prefiere esta opción. Los múltiples buscadores de hoteles y ofertas que existen en Internet permiten encontrar hoteles baratos en las fechas que se desee. Mejor reservar con tiempo de antelación para evitar sorpresas de última hora.

Los bolsillos más pudientes se pueden permitir disfrutar de una estancia en hoteles de Algarve con campos de golf, balnearios y centros de belleza junto al Atlántico, exclusivos establecimientos con acceso a playas de fina arena y hoteles ubicados en centros históricos. En concreto, dos de los mayores complejos turísticos de Europa se hallan precisamente en esta región lusa: Vilamoura, junto a la playa de la Falésia, y la de la playa de Rocha en la localidad de Portimão.

Sin votos aún