Acer Aspire M3

Con el anuncio del ultrabook Acer Aspire M3 descubrimos varias cosas, aunque la más importante es observar cómo los taiwaneses se tomaron el cambio de filosofía de trabajo en serio pretendiendo revivir la fiebre por los notebooks a través de estos nuevos ultra portátiles. La nueva línea Aspire M3 posee varias similitudes con los ultra finos creados por Intel, aunque las más destacables son e Instant On y Quick Connect, el resto difiere bastante.

De forma lamentable la familia de Acer perdió el gusto por los detalles con el devenir de los años, así luego de los primeros Aspire se fue desvaneciendo en el tiempo el detallismo con que se conquistó a los primeros consumidores masivos de la marca. Afortunadamente en esta oportunidad se vuelve a retomar esa senda y nos encontramos con un Aspire M3 realmente hermoso, uno donde hay que reconocer la belleza con que ha sido diseñado.

Los materiales utilizados en la construcción del Aspire M3 son principalmente aluminio y plástico – como era de esperarse en un ultrabook. El grosor de este ultra portátil es de 20.7mm, mientras que su peso es de 2.3 kilos. Haciendo una muy buena elección, los diseñadores de este equipo han optado por un diseño minimalista, uno donde encontramos un teclado similar al de los MacBook y donde el touchpad es muy generoso en tamaño.

Una vez más las configuraciones disponibles son amplias, por lo que no se puede entregar un precio específico para cada una, aunque sí se sabe oscilará entre los 600 y los 1.000 euros ($804 y $1,341). Las pruebas realizadas en el Acer Aspire M3 tuvieron una configuración de procesador Intel Core i5, 8GB de memoria Ram y una tarjeta gráfica Nvidia GeForce GT640M, donde los resultados fueron bastante atractivos.

Los apartados negativos de este equipo están en su pantalla, la que no alcanza resoluciones FullHD y parece estar compuesta por un panel tipo TN (aunque estamos conscientes puede cambiar dependiendo de la configuración). Por su parte el teclado no es retroiluminado, cuestión que de acuerdo a su precio le resta cierta competitividad si observamos la competencia.

A nivel de almacenamiento hay buenas noticias, pues se puede optar por sistemas SSD de 128GB o 256GB, aunque se admite también la configuración híbrida de un disco de arranque SSD más uno convencional de 500GB. Dentro de los medios se incluye un DVD y lector de tarjetas SD. Los puertos incluidos son dos USB 2.0, un USB 3.0, HDMI y conector Ethernet. La batería nominalmente dura 8 horas, aunque realmente dura unas seis horas con disco convencional y siete con unidad SSD.

Sin votos aún