Sony Vaio Z

Como siempre, Sony nos sorprende con un portátil de excepción como es el Sony Vaio Z, quien por sus características debería ser encasillado de ultrabook. Quizá el único impedimento para que el hermoso ordenador portátil sea vendido como pan caliente es el precio que se debe pagar por él, aunque para los conocedores seguro vale la pena por los varios detalles que le caracterizan.

Uno de los aspectos que más encanta del Sony Vario Z es la estética que se ha logrado en un producto que, a primera vista, podríamos catalogar de “perfecto”. El diseño que se consiguió en este ultrabook es digno de ser elogiado, pues no se sabe lo que se tiene hasta que está en nuestras manos y comienza a picar con fuerza el bichito del consumismo.

Si bien tiene una pantalla de sólo 13 pulgadas, la ligereza del producto y la firmeza con que parece haber sido ensamblado (gracias al uso de fibra de carbón) se agradece en todo momento. Un detalle interesante es que el peso del Vaio Z es de apenas 1.18Kg con batería, mientras que sus dimensiones son de 1.6cm constantes, es decir, estamos en presencia de un ultrabook que no acaba en punta.

Los conectores que se han incluido están muy bien pensados, en cantidad y posición, lo que es nuevamente digno de alabanza. En la parte delantera frontal nos encontramos con los indicadores de encendido, batería y conectividad WiFi, más las clásicas ranuras para memorias SD y Stick de Sony. Al costado derecho hallamos salida para auriculares (3.5mm), puerto Ethernet con tapa, salida HDMI convencional, enchufe de alimentación y dos puertos USB (uno de ellos es 3.0 y permite cargar el dispositivo sin estar encendido).

Al costado izquierdo encontramos el puerto VGA de siempre, la salida de ventilación y el ya cásico cierre Kensington de seguridad. Quienes ya comiencen a echar en falta el uso de lectora de discos ópticas, señalamos que el Vaio Z no tiene. La cámara web es una Exmor 1.3MP que funciona de las mil maravillas.

La configuración del hardware es muy generosa, pues hay un procesador Intel Core i7 2620M que funciona a 2.7GHz, 8 GB de memoria Ram y un disco duro que corre por cuenta de un SSD de 256GBclass="strong">.

Uno de los aspectos que llama poderosamente la atención es la manera en que se ha logrado superar el problema del calor, pues los disipadores son tan eficientes que el aire caliente que elimina es importante cuando se le exige desempeño al video, pero jamás se recalienta el equipo.

En lo que respecta a la duración de la batería, tenemos un Sony Vaio Z que no alcanza a llegar a las siete horas prometidas por los japoneses, pero tampoco se aleja demasiado de eso a uso moderado (cinco horas y media de autonomía).

El teclado es bastante bueno, posee retroiluminación y es bastante cómodo a la hora de escribir. El sonido está a cargo de un sistema Dolby Home Theater V4 que podría catalogarse de muy bueno – notable. El brillo de la pantalla es increíble, aunque sólo son 13.1 pulgadas (ampliables a 1920x1200 con base externa). El precio del Sony Vaio Z es de €1.500 ($1,990).

Sin votos aún