Con el auge de las nuevas tecnologías, la posibilidad de las empresas de trabajar con sistemas de información en línea dejó de ser una opción pasando a convertirse en una obligación si lo que se busca es disminuir costos y aumentar la eficiencia de trabajo, donde se debe incluir además la mayor productividad del tiempo de trabajo en el mercado en Internet al integrar nuevas líneas de investigación en red, lo que versus el sistema tradicional simplemente no tiene parangón.

Es preciso puntualizar que con la integración de las TIC´s se pierden ciertos aspectos de profundización propios de las técnicas clásicas de los mercados, por ejemplo las de tipo cualitativas, no obstante ello hay formas de suplir esa carencia, las cuales son:

  • Realización de focus group periódicos
  • Entrevistas con profundidad para cada tema
  • Hacer Bulletin Boards entre 10 y 20 personas, con duración de hasta cinco días

Siguiendo los pasos anteriormente mencionados, la pérdida cualitativa frente a la improvisación del uso de la tecnología en Internet es mínima, tanto así que no se equipara a los costos que se consiguen con ella, pues la efectividad en términos cuantitativos y el ahorro, provocan más beneficios que los porcentajes que no se cumplen en detalle por la falta del roce presencial entre quienes se involucran en una estrategia de Marketing, por ejemplo.

Ahora bien, la idea de utilizar Focus Groups en reuniones virtuales, también es en parte compartida y renovada por partida doble al utilizar redes sociales para la medición y discusión, aún más amplia, de actitudes y conceptos relativos a productos y servicios que se pretendan implementar, lo que también debe ser considerado como una ventaja comparativa frente a la puerta clásica utilizada y el mercado digital.

Bajo ninguna circunstancia se trata de “eliminar el Focus Group” que todos conocen, pues sería ridículo, aunque sí reformularlo al punto de llegar a establecer una etapa temprana, con la definición de un público objetivo claro, y luego de implementar la medición vía online, otro Focus donde se manejarían las variables propias del estudio de los resultados allí obtenidos.

Ciertamente la ventaja de implementar la consulta en redes sociales como Facebook o Tuenti, está en que allí los usuarios deliberan libremente y no necesitan de una elección previa (en sentido restringido) para establecer conductas o posiciones frente a nuevos conceptos, productos y/o servicios, sino que por el hecho de pertenecer “previamente” a dicha red social… lo hacen por un origen anterior y distinto del que se recaban finalmente los datos, y eso es invaluable.

De esta forma, la implementación de la nueva investigación de mercados digitales incorpora nuevas herramientas para las empresas a la hora de recolectar datos, sin embargo, la modalidad de obtención de datos certeros no deja de ser interesante si se toman en cuenta las formas en que se consiguen, éstas pueden ser las siguiente:

  • Comunidades de encuestas de opinión
  • Comunidades de opinión abiertas (quieren captar más usuarios)
  • Brand communities (sitios más restringidos donde la capacidad de cooperar del usuario se eleva a la calidad de esencial para la empresa)
  • Comunidades de innovación (aquellas que engloban las anteriores opciones de investigación, pero que por medio de una selección consiguen invitar a determinados usuarios a participar de las mejoras de los productos, esta vez con incentivos y otros)
  • Comunidades de valoración de productos (son un paso intermedio entre la empresa y los intermediarios, utilizan a los usuarios del producto para mejorarlo y llegar a un cliente final de forma más certera)
  • Grandes redes sociales
    • Obviamente que la experiencia de implementar un sistema de investigación basado en la recaudación de datos vía Internet reporta beneficios y puntos en contra, entre los que vale la pena señalar siempre queda un buen sabor de boca al provocar un ahorro y mejora de la obtención de resultados si la estrategia se hace de forma eficiente y con total conocimiento de los medios digitales utilizados. Lamentablemente habrá que cuidar la falta de facilidad de este nuevo canal digital de investigación a la hora de controlar quiénes son los que participan de las encuestas y debates, aunque aún así no se trata de un problema insuperable y admite solución con nuevas tecnologías ya desarrolladas para el efecto.
Sin votos aún