Publicidad Internet basada en comportamientos

La publicidad online poco a poco se ha convertido en una fuente inspiradora de muchas empresas, pues tienen ahí una cantidad impresionante de potenciales clientes a un clic de distancia, sin embargo, ya anunciaron las autoridades en Europa sobre protección de datos, que los anunciantes que utilicen el sistema “behavioural advertising” tendrán que idear un modo de presentarle la opción a los usuarios de si quieren o no recibir esta publicidad.

¿Qué es la publicidad online basada en comportamiento? Consiste en un sistema publicitario en el que los anunciantes utilizan la información recolectada de los comportamientos observados por los usuarios, para una vez analizados los datos se pueda inferir qué anuncios son más adecuados a sus comportamientos y hábitos en Internet. Este sistema que contribuye a la segmentación de la publicidad en Internet, está en pugna con el derecho a privacidad de los navegantes, quienes tienen la facultad de hacer y deshacer todo cuanto estimen necesario en la red, siempre y cuanto no vaya contra las normativas imperantes.

Actualmente existen sistemas de este tipo, basados en el comportamiento del usuario, y ante ello la autoridad del ramo señala no están lo suficientemente bien estructuradas como para asegurar “privacidad” a quienes verán la publicidad, lo que terminaría por convertirse en la invasión de la intimidad con que cada uno realiza sus actividades en la web.

Lo que realmente se intenta regular en estos casos es el derecho a privacidad, pues si bien es cierto ofrecer la publicidad adecuada a los usuarios en línea ayuda a éstos a encontrar ofertas convenientes en Internet, la posibilidad de invadir y utilizar abusivamente de los datos recolectados es muy grande.

Existen algunos dictámenes en varios países, en que se obliga a consultar al usuario si se quiere o no instalar mecanismos de información basados en las famosas “cookies”, los que desde el año 2009 en España fue regulado por las autoridades de telecomunicaciones. Las normativas de privacidad electrónica en Europa están tratando de mantenerse en la vanguardia, evitando abusos o mal uso de la información recolectada aún cuando el propio usuario así lo convenga.

Un ejemplo de este tipo de publicidad es lo que hace Google, quien en su proveedor de correo electrónico “Gmail”, siempre está mostrando avisos que extrañamente coinciden con las últimas búsquedas realizadas… ¿Cómo puede ser esto? producto de la publicidad basada en comportamientos.

Sin votos aún