Marketing dirigido a mujeres

La importancia de las mujeres en el marketing es fundamental ¿Por qué? porque se ha comprobado que representan el 51% del mercado total y son quienes realizan las compras finalmente un 80% de las veces. Las mujeres poseen un volumen de compra anual que alcanza los 15 mil millones de dólares en todo el mundo ¿Atractivo?

Las estimaciones que se han hecho por parte del grupo de estudio The Boston Consulting Group respecto del aumento de mujeres que se insertan a la vida laboral dejo en evidencia que aumentará la cifra en los próximos cuatro años a 1.200 millones. El estudio se llevó a cabo con 15 mil mujeres, 5 mil hombres dentro de 22 países.

Para que una campaña de marketing enfocada a la mujer resulte bien, hay que fijarse en cómo piensan ellas, qué las motiva a tomar una decisión de compra y qué marcaría la diferencia entre una merca y el resto de las que están disponibles en el mercado. Aunque esta visión parece ser básica y de lógica burda, un estudio realizado por la American Marketing Association demostró que las marcas no logran la mayoría de las veces llegar al mercado femenino.

Está comprobado que a ellas les importa más lo emotivo, muchas veces no elijen pensando en las características técnicas de un determinado producto, sino en lo que representa o podría llegar a representar emocionalmente para ellas, Sony lo demostró cuando cambió uno de sus spot publicitarios de la CiberShot y aumentó un 25% las ventas.

Lo que las mujeres odian de la publicidad mal hecha

Hacer una campaña de marketing orientada a la mujer es riesgoso, puesto que en la mayoría de las veces se ha podido observar que muchas estrategias publicitarias sólo se quedan en “intentos” y no terminan por convencerlas jamás de lo que se está tratando de mostrar. Aunque el ejemplo es terrible, ha servido para aprender qué ellas odian la publicidad que trata de provocar una emoción que jamás se llegó a sentir.

5 Errores comunes en las estrategias de marketing orientadas a mujeres

  1. Omitir el lado emocional

    Las mujeres se movilizan por emociones, no como los hombres que van por lo práctico, el reemplazo de un producto que ya es viejo y menos eficiente, por ejemplo. Ellas necesitan participar de un lenguaje que motive los sentidos y avive las emociones, un lenguaje que trate el concepto “con ellas” y no “en ellas”.

  2. El secreto de las ventas masivas “las ofertas”

    Si hay algo que las mujeres adoran son las ofertas, ya que les gusta tener el abanico más extenso posible para escoger lo que desean. Aunque las promociones son buenas estrategias, ellas son exigentes y muchas veces ello puede costar la perdida de varias clientas que creen por el hecho de ser una oferta, que el producto es de menor calidad.

  3. Respetar los ciclos de los productos

    El ciclo de un producto dependerá del mercado objetivo al que está dirigido, cuando este es el público femenino, los mejore es ir renovando el producto, pues a ellas les interesan las novedades, lo nuevo.

  4. Adaptar un producto de hombre para el uso femenino

    Las mujeres son exclusivas, por ello cuando perciben que un determinado producto no ha sido elaborado pensando en sus propias necesidades, sino que ha sido “adaptado” a sus necesidades, tiende a rechazarlo sin más trámite

  5. Olvidarse de lo estético

    Los conceptos de belleza, humor y el mismo entendimiento del lenguaje se da distinto en un hombre que en una mujer, por esta razón se tienen que explotar los colores, los aromas, lo visual. Mientras que el hombre piensa en la durabilidad y la comparación de precio-rendimiento las mujeres lo que buscan es el equilibrio entre lo estético y lo emocional.

Sin votos aún