Charly Garcia
flickr.com

El mundo se divide entre aquellos que desde muy pequeños supieron que querían hacer de sus vidas, cual era su sueño, su talento, su profesión, cual si hubieran nacido marcados con un símbolo premonitorio en su frente; y aquellos que fueron descubriendo a lo largo del tiempo y la cadena de circunstancias, su vocación, su tarea.

Charly García es un pianista y compositor, un rockero, si hubiera que rotularlo, que sin duda, se encuentra en el grupo de los iluminados, de los que ya sabían que hacer desde pequeños; quién diría que el pianito de juguete de la infancia podría sonar tan bien y lo llevaría a ser una gran estrella de rock.

Historia Armónica y Explosiva

Charly García, nació en octubre del año 1951, en Buenos Aires, Argentina. Desde pequeño demostró increíbles dotes para tocar el piano y una genial capacidad para aprender melodías casi sin esfuerzo, así es que se formó en el conservatorio, educó su oído con música clásica y los acordes de Dylan y The Beatles, y formó su primera banda en la escuela secundaria, llamada “To Walk Spanish”.

Respecto a la presencia de la música en su vida, García comenta: “El rock resultó un canal, una sangría en la que podía derramar mi ideología, mi forma de ver la vida y los deseos más ocultos; era la felicidad, la comunicación”.

En el ámbito de la escuela, Charly conoció a quien lo acompañaría en sus primeros éxitos, Nito Mestre, con quien formó su segunda y mítica banda “Sui Géneris”.

Luego de visitar muchas compañías de música, finalmente Nito y Charly, fueron realmente escuchados, descubiertos y como un salto sin red hacia la fama, grabaron su primer disco: Vida (1972), que gracias a canciones como: “Necesito”; “Canción para mi Muerte”; y “Mariel y el Capitán”; se convirtió en el himno de la juventud argentina.

Luego vinieron dos discos más: Confesiones de Invierno (1973) y Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones (1973); y como si el número tres, aparte de impar fuera suficiente, la banda Sui Generis decidió separarse y el camino nuevamente se abrió para Charly.

A modo de experimento, en el año 1974, García se unió a León Gieco, Nito Mestre, Raúl Porchetto y María Yorio; formando “PorSuiGieco” para una gira musical que derivó en un disco grabado dos años después.

Con tinte esta vez formal, Charly formó la banda “La Máquina de Hacer Pájaros”, conformada por: Carlos Cutaia, Gustavo Bazterrica, José Luis Fernández y Oscar Moro. Se trató de la incursión de García por el mundo del rock sinfónico y la primera vez que se juntaban dos tecladistas en una banda argentina; el resultado quedó plasmado en: La Máquina de Hacer Pájaros (1976) y Películas (1977). La banda también tuvo su corte y fundido a negro, quizás porque García sintió que había mucho más allá afuera.

En el año 1978, Charly formó su última banda, “Serú Girán”, recordada hasta el presente, como una de las grandes de la historia del rock argentino. Con García a la cabeza, David Lebón en guitarra, Pedro Aznar en bajo y Oscar Moro en batería, Serú grabó: Serú Girán (1978), La Grasa de las Capitales (1979), Bicicleta (1980), Peperina (1981) y No llores por mí, Argentina (1982).

Podría aseverarse que canciones como “Seminare”; “Viernes 3 AM”; “Canción de Alicia en el País”; y “Parado en el Medio de la Vida”; lograron que el rock llegara a oídos de todos, e hicieron del grupo, uno de los más populares y premiados de la época. En el año 1980 fueron invitados al Monterrey Jazz Festival (que ya comenzaba a ampliar su oído de puro jazz, para abrir las puertas al rock) y resultaron un éxito.

Sin saberlo, la participación de Serú Girán en el Festival, marcó su fin, dado que allí Pedro Aznar conoció al guitarrista americano Pat Metheny, quien lo convocó a su banda y el viaje de Aznar a Estados Unidos significó el fin de la banda.

Así comenzó la etapa de solista de Charly García, donde hubo increíbles discos como: Pubis Angelical (1982); Yendo de la Cama al Living (1982); Clics Modernos (1983); Piano Bar (1984); Terapia Intensiva (1984); Tango (1986); Parte de la Religión (1987); Como Conseguir Chicas (1989); Filosofía Barata y Zapatos de Goma (1990); Tango 4 (1991); La Hija de la Lágrima (1994); Hello! MTV Unplugged (1995); Estaba en Llamas Cuando me Acosté (1995); Say No More (1996); El Aguante (1998); Demasiado Ego (1999); Influencia (2002); y Rock and Roll YO (2003).

Charly García compuso cerca de 20 discos increíbles, en los que hay al menos dos canciones excelentes y populares; ejecutó cientos de temas con gracia irrepetible y genio sin freno, y logró que el rock argentino sea sinfónico, instrumental, monumental e inolvidable.

Se caracterizó por su talento así como por sus excesos con las drogas y el alcohol; de hecho, hubo un tiempo en que el público sabía que si iba a un recital de Charly, seguro había disturbios, seguro algo rompía.

En el año 2008 fue arrestado por realizar disturbios en Mendoza e ingresó a una clínica psiquiátrica por largo tiempo; recién en el 2009, apareció en público, con unos kilos de más, limpio de drogas y alcohol y dio un recital sorpresa en la ciudad porteña de Luján, donde presentó su último corte “Deberías Saber Porqué”.

Actualmente, este notable exponente de la música argentina, está brindando un ciclo de shows en el Luna Park, donde su cuerpo, su historia y su música, viven de nuevo; tal vez porque el mundo también se divide, entre aquellos que no se animan y aquellos que deciden intentarlo, una vez más.

Su voto: Ninguno Average: 5 (3 votes)