real madrid la leyenda

Finalmente, la Copa Mundial de Clubes tiene dueño, y es nada menos que, por tercera vez consecutiva, el Real Madrid que se alzó con el título al derrotar al Al – Ain por un contundente marcador de 4 a 1.

El partido tuvo más bien un desarrollo discreto, donde el club español pasó apuros para doblegar a un rival sin la tradición ni la historia del Madrid.

En líneas generales, no fue del agrado de los aficionados que vieron a un Real Madrid algo apagado, sin la intensidad que lo caracteriza.

Para muchos resultó increíble cómo un club de nivel no pudiera liquidar un partido ante un equipo novato sino hasta casi finalizar la contienda.

Ocasiones perdidas

Apenas comenzado el partido, el Real Madrid hizo sentir su aura de favorito, pero sus jugadores al parecer dejaron la efectividad que lo caracteriza en España porque perdieron una infinidad de ocasiones de anotar en el arco que defendía el portero Eissa. Incluso el Al – Ain tuvo una posibilidad cercana de anotar el primero del juego, pero la pelota no quiso entrar.

De ahí en adelante, la frustración de los delanteros del Madrid fue creciendo con el correr de los minutos y sus intentos infructuosos. Se hizo necesaria la presencia del medio campo madrileño que llegó al rescate con Modric, Kroos y Llorente quienes pudieron avanzar gracias a la ingenuidad del rival en el campo de juego.

De esta manera llegó el gol del Balón de Oro 2018, a los casi 15 minutos de iniciado el cotejo, pero este 1 – 0, ante la sorpresa de los aficionados, se mantuvo hasta finalizado el primer tiempo.

El segundo gol europeo llegaría recién en el minuto 60 por obra de Llorente quien logró vencer al sacrificado portero Eissa, quien fue el jugador más destacado del equipo árabe.

El ritmo de juego era más parecido al de un entrenamiento, Real Madrid tuvo todo para lucirse, pero lejos de eso, fracasaba obstinadamente en sus intentos. El 2 a 0 era muy poco para lo que se observaba en la cancha.

Definición y a celebrar

En los minutos finales de la contienda apareció Sergio Ramos para decretar el 3 a 0 y definir así el encuentro, pero al Real Madrid aun lo esperaba otra sorpresa y es que el lateral Tsukasa Shiotani, marcó de cabeza el descuento, pero ya el encuentro estaba resuelto y para consumar el hecho, Vinicius anotó el cuarto y último gol del Madrid luego de driblear a los jugadores rivales y marcar con un centro que desvió de rebote un jugador rival.

Es la séptima ocasión en que Real Madrid gana este trofeo que antes era conocido como la Copa Intercontinental.

Puntaje: 
Sin votos aún