En el mes de mayo pasado Google fue denunciado por infringir con la privacidad de los usuarios de Gmail, a pesar que la empresa contestó que esta querella carecía de fundamento; esta semana presentó un documento de 30 páginas en los tribunales de San José (California - Estados Unidos), en la que se defiende de una demanda colectiva que lo acusan de espiar a sus usuarios.

Esta denuncia que rápidamente ha hecho eco en todo el mundo es básicamente porque (según los demandantes) “Google abre, lee y adquiere ilegalmente contenido privado de los correos electrónicos de los usuarios de Gmail”.

Google ha respondido que lo que hace es un escaneado automático (hecho automáticamente) de los correos electrónicos para que se pueda recabar información que sirve para optimizar la publicidad que reciben los usuarios de Gmail. ¿Le creemos?. Al aceptar que sí, que realmente entra a la información privada de sus usuarios, de alguna manera le dan la razón a sus demandantes; aunque Google dijo que estos no tiene pruebas de que su "comunicaciones confidenciales" hayan sido violadas. Lo que en conclusión no podría calificarse como delito, ya saben... sin pruebas no hay nada que juzgar ni mucho menos castigar. Sólo queda decir que esto recién empieza.

Puntaje: 
Sin votos aún