Consejos de nutrición

En la actualidad, podría aseverarse que la mayoría de las personas somos conscientes de que para tener un buen estado físico, debemos ingerir comidas saludables y realizar ejercicio. Dentro de tales puntos se abre un inmenso abanico de opciones de acuerdo al gusto y necesidad de cada uno. Algunos optan por la dieta vegetariana, otros por la disociada, algunos adoran ir al gimnasio y otros prefieren practicar yoga. Cada cual es libre de elegir lo que mejor le siente. Sin embargo, existen detalles generales que todos aquellos que cuidan su alimentación deberían tener en cuenta. Veamos algunos de los más importantes:

Llevar el plato hasta la mesa, no la fuente

Diversos nutricionistas han podido comprobar que si una persona lleva la fuente de comida hasta la mesa, luego de terminar su plato sigue comiendo. Es sumamente importante que sirvas en tu plato la porción que consideras que es suficiente para tu contextura física, que lo lleves hasta la mesa y dejes la fuente de comida en la cocina. Así comerás la porción que necesitas y nada más.

Achicar las porciones

Investigadores de la Universidad Estatal de Pennsylvania descubrieron que con sólo reducir las porciones de comida un 25%, la gente come 10% menos de calorías, sin sentir hambre. Piensa en la cantidad de comida que estás acostumbrado a comer e intenta comenzar a reducir las porciones, verás que sobrevives.

Comer lentamente

No hay apuro para comer, ¿porque masticar y tragar con desesperación? El secreto para comer menos cantidad es masticar despacio, bajar el tenedor luego de cada bocado, tomar agua y continuar con el ritual de manera tranquila. Hacer más lento el proceso genera mayor sensación de saciedad.

Apagar la televisión

Las distracciones no son buenas a la hora de comer, dado que sin darte cuenta, comes de más. Científicos de la Universidad de Massachusetts descubrieron que las personas que ven televisión durante una comida consumen cerca de 288 calorías más que los que comen sin el televisor encendido.

Cuidado con las bebidas gaseosas

Muchas personas consumen a diario una gran cantidad de bebidas gaseosas, pues estas contienen un enorme porcentaje de azúcar y aparte, el gas inflama el estómago. Consejo: reemplaza esas gaseosas por agua mineral o aguas saborizadas, estarás evitando la ingesta de calorías en exceso y de una bebida que no es nutritiva.

Beber té verde

El té verde ofrece gran variedad de beneficios al cuerpo humano, entre los que se destacan: ayuda a proteger los huesos, es antioxidante y combate la mala respiración.

Snacks saludables

Cada vez que tengas hambre, no corras hacia la heladera para barrer con todo lo que hay cual termita insaciable. Ten a mano snacks saludables tales como: yogures, frutas, barritas de cereales, etc. Cuando tengas hambre podrás saciarlo con alimentos nutritivos y no con comida chatarra.

Pan integral

La debilidad de muchas personas es el pan, el cual lamentablemente ofrece una interesante cantidad de calorías y pocos nutrientes. Opta siempre por integral con granos y cereales, ellos se relacionan con un menor riesgo de padecer cáncer y enfermedades del corazón.

Consumir pescado

La carne vacuna, de cerdo y el pollo, suelen ser las vedettes de la cocina, sin embargo, no dejes de lado el consumo de pescado. Comer pescado de dos a tres veces en semana ayuda a agudizar la mente y reduce el riesgo de padecer Alzheimer.

Gran variedad de frutas y verduras

Parece algo hartamente repetido pero es real: consumir frutas y verduras otorga gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales.

Dormir 8 horas

El descanso en fundamental para sentirse bien cada día. Investigadores de la Universidad de Wake Forest aseguran que dormir muy poco o dormir demasiado puede hacer engordar a las personas. 8 horas por noche es la medida justa y necesaria para andar con energía y vitalidad todo el día.

Sin votos aún