Fin del mundo - Diciembre 2012
Cometa Halley

Se acerca el 21 de diciembre y llega el llega el “Fin del mundo” otra vez... Y esta vez por cortesía de los Mayas y sus simpáticas profecías. Este apocalíptico acontecimiento inevitablemente me hace recordar a algunos pasajes pasados de similar magnitud catastrófica y del mismo tamaño en lo que ridicules y estupidez se refiere. Hagamos un poco de memoria y recordemos los últimos fines del mundo de los últimos años.

Mi primer fin del mundo: El cometa Halley

Corría el año 1986 y mi edad acababa de alcanzar los dos dígitos, y en la televisión y en los diarios era el tema de moda. A pesar que dicho cometa que suele pasar cada 75 años nunca hizo más que asustar, esta vez iba a pasar muy cerca de nuestro planeta, hecho que significaba un cataclismo apocalíptico para sus habitantes, es decir nosotros, los pobres e indefensos terrícolas.
Vi por casi dos semanas titulares en los diarios que decían el “Fin del mundo” se acerca, algunos creyentes aseguraban que teníamos las horas contadas, en algunos países se empezaron hacer vigilias porque el fin del mundo estaba cerca. Esa noche que pasó, porque pasó de noche al menos por mi casa, con un amigo del colegio subimos a la azotea de mi casa para ver el famoso y temible cometa, el que pasó casi como una estrella fugaz, sonreí y me dí cuenta que había sobrevivido a mi primer fin del mundo.

Mi segundo fin del mundo: Nostradamus en la TV

Con bombos y platillos se anunciaba un documental de “Las profecías de Nostradamus” en la televisión. Era la década de los 80 y la TV era casi tan idiota como ahora. Era domingo y todo el mundo tenía en morbo de saber que había visionado este profeta francés que en hasta ese momento muy poco conocíamos.
Este documental era narrado por nada menos Orson Welles, que ya de verlo sentado con una voz de ultratumba daba miedo. Si han visto este documental, empieza con profecías ya cumplidas, guerras, invasiones, epidemias y demás personajes de la historia; obviamente todo malo, me preguntaba si este Nostradamus no predijo nada bueno, en fin. Hasta que llegaron las predicciones de nuestro futuro. Estas profecías venían con una tercera guerra mundial, la cual se desataría a mediados de los 90, la cual iba a dejar el mundo en cenizas y a la raza humana al borde de la extinción. Tuve pesadillas por meses, en el colegio no parábamos de hablar de las “benditas profecías”. Los 90 pasaron y no hubo tercera guerra ni nada. Otra sonrisa por haber sobrevivido mi segundo “Fin del mundo”.

Mi tercer fin del mundo: Año 2000, otra vez Nostradamus

El año 2000 acercaba, un privilegio para todos los que los íbamos a pasar esta transición de milenio. Pero como siempre un grupo de aguafiestas juraban y perjuraban que la humanidad llegaba a su fin. Otra vez mi amigo el francés, Nostradamus, aparece en escena con una nueva profecía que le daba fin a nuestro planeta en el año 2000. ¿Nueva?, si este señor murió hace siglos, como que una nueva profecía, ahh es que antes se equivocaron en la cuenta y que el verdadero fin del mundo llegaría en el paso del nuevo milenio.
Este fin del mundo si se lo tomaron en serio, al menos más personas, algunos empezaron a regalar todo, las sectas con esta causa nacían como conejos y se preparaban de todas formas para ver el último día de la humanidad.
Yo me fui a la playa, por si se acababa el mundo lo quería ver en primera fila. Esa noche del 31 de diciembre de 1999 en donde yo estaba se acabó todo menos el mundo. Feliz 2000 Nostradamus.

Mi cuarto fin del mundo: Los Mayas y su calendario

Me pregunto cómo los Mayas sabían que se iba a acabar el mundo el 21 de diciembre del 2012 y no pudieron saber que iban a venir los conquistadores y los iban a exterminar en menos de 100 años. Dejo la pregunta ahí. Este fin del mundo, mi cuarto fin del mundo, llega en tres semanas, y estoy más listo que nunca ya sobreviví a tres, al menos experiencia me sobra.

Su voto: Ninguno Average: 5 (6 votes)