Masaje en pies

En una relación de pareja los juegos previos son tan o más importantes que el encuentro sexual propiamente dicho. Las caricias, los besos, los masajes que lo preceden, aclimatan y van preparando, predisponiendo el cuerpo y la mente para el sexo. Existen muchas zonas erógenas en el cuerpo y los masajes en los pies, aunque no parezca, son de los que más placer producen. En la planta de los pies existen varios puntos, terminaciones nerviosas, que están relacionados con la zona genital.

Tras una intensa y larga jornada, luego de usar tacones todo el día, nada mejor que un buen baño, una cena, una copa de vino, los pies en remojo en agua con sal y luego un buen masaje relajante.

La sexóloga y escritora argentina Alicia Galloti explcia sobre los masajes:

…los masajes ocupan un lugar esencial entre las caricias, ya que armonizan los aspectos físico, mental y psicológico de los amantes que los incluyen en sus juegos eróticos, para despertar y estimular la sensualidad, lo que genera nuevas experiencias sensoriales.

Ambientación de la habitación para el masaje

El ambiente es fundamental para crear un clima propicio para un encuentro íntimo placentero. En este sentido los aromas, las veles, la música suave, las flores, la luz tenue, una temperatura agradable como para estar con poca ropa, hacen a una ambientación perfecta.

La comodidad también es importante, los cojines y almohadas para cuello y espalda, así como una manta para cubrirse mientras se recibe el masaje, ayudan a que éste se disfrute al máximo.

Cómo hacer el masaje erótico en los pies

Luego de sacar los pies del remojo, secar e invitar a tu pareja a que se relaje sobre la cama, a que adopte una posición cómoda y se cubra con una manta para no sentir frío. El uso de cremas y aceites esenciales, para la realización del masaje erótico en los pies, favorece el deslizamiento de los dedos, relaja, aporta calor y afloja todas las tensiones. Se puede optar por algún aceite esencial de lavanda o de menta y en caso de no tener en casa, también se puede usar un poco de crema corporal mezclada con aceite de oliva o almendras.

Comienza aplicando la crema o el aceite en las palmas de las manos y frotándolas lentamente para que adquieran calor. Toma uno de sus pies y estirar lentamente cada uno de los dedos.

Luego sigue realizando un masaje circular con los pulgares por toda la planta del pie, siempre siguiendo el sentido de las agujas del reloj. En algunas zonas medias del pie, se puede recurrir a los nudillos para ejercer una leve presión.

Los talones, tobillos y empeines no deben olvidarse, ellos también deben recibir el masaje. Para terminar la sesión, comenzar desde los tobillos, seguir por los talones hasta los dedos, empeines y posteriormente subir a piernas y muslos. Ya en esta última etapa del masaje, pueden incluirse los besos por todo el cuerpo hasta llegar a la boca de tu pareja.

Es importante que el masaje no se prolongue por más de veinte minutos, sino en lugar de encender la llama para un encuentro íntimo fogoso, relajará tanto que será más tentadora la cama para el sueño.

Su voto: Ninguno Average: 2 (1 vote)