Regalos de San Valentín
flickr.com
flickr.com

Más de un tercio de las mujeres confiesan haberse quedado en alguna ocasión compuesta y sin regalo el día de San Valentín. El 37% de las féminas encuestadas admite no haber recibido ningún presente de su pareja en el día de los enamorados. Quizás el motivo es la falta de comunicación entre ambos, ya que el 50% de las mujeres que respondieron al sondeo se conforman con un beso y una flor en el día del amor. Pero lo que de verdad cuenta es la intención, el detalle. Y nada mejor que esta serie de propuestas para obsequiar, algunas de ellas bastante originales.

ImageEntre los regalos de San Valentín, las flores y las joyas siempre son una buena opción: Una pulsera, un anillo o una gargantilla para ella, para la mujer actual. Si el varón realiza un homenaje al amor con una joya que brille con luz propia, su chica puede caer rendida a sus pies.
Un brillante es una declaración de amor en toda regla. Para la mujer cosmopolita, presumida y coqueta nada mejor que un bolso, un fular, un broche e, incluso, su perfume preferido.

Este presente nunca falla y se asegurará de su encanto. Las chicas adoran los regalos y no es aconsejable para consolidar la relación que el hombre sólo se limite a obsequiarle con presentes en estos momentos puntuales.

Cualquier día puede ser bueno para obsequiar a su novia o esposa unas flores, unas sales de baño o unas entradas para el teatro, por ejemplo.

Otros regalos no tan recurrentes y que seguro sorprenden a las féminas en San Valentín pueden ser una sesión de masajes de aceite o chocolate, un desayuno a domicilio personalizado, una taza o álbum con las fotos de los dos enamorados o ropa interior comestible. De esta forma se conseguirá dar una nueva dimensión a su vida erótica. Las escapadas exprés de fin de semana también son una buena alternativa.

¿Destinos románticos? Hay muchos: Venecia, París, Seychelles, Santorini, Islas Mauricio, Tailandia, Praga, Brujas,… Si el bolsillo lo permite, dar el gustazo a su chica de que se pueda sentir como Julia Roberts en Pretty Woman puede ser toda una experiencia que no olvidará: alquilar una limusina y esperarle en la puerta de casa, llevarle a tiendas para que se compre vestidos, una sesión de belleza y peluquería y, como colofón perfecto, una cena romántica en uno de los mejores restaurantes de la ciudad.

ImageOtra alternativa es preparar un baño perfecto. Para organizarlo, venden en tiendas y por Internet unas velas de baño para dar una luz especial a ese momento tan romántico. Unas pastillas que den burbujas al agua, unos corazoncitos de jabón o unos pétalos de rosa en el baño harán el resto. Todo ello acompañado por fresas y una botella de champán.

O un paseo en velero, un vuelo en globo, una canción dedicada o bautizar una estrella con su nombre. Con imaginación, todo es posible.

Para colmar su ilusión, el hombre debe prepararse con antelación para ese momento candoroso y, por qué no, también de pasión aparte de romántico; resulta necesario que preste mucha atención al salir de compras con su chica. Siempre existen detalles que, aunque le gustan, no se los compra por diferentes motivos. Eso puede ofrecer a su pareja la posibilidad de ser quien se lo regale.

Las mujeres son mucho más difíciles que complacer que los hombres. Hay más variedad dónde elegir, pero por esa misma razón resulta más difícil acertar y dar con el regalo acertado.

Sin votos aún