Discusión

Todos inevitablemente en la vida tendremos más de una discusión, ya sea por razones de peso o por algo trivial. Pero muchas veces no sabemos cómo exponer nuestros argumentos y así tengamos la razón salimos perdiendo. Es por eso que hemos recopilado 5 importantes consejos para ganar una discusión.

1

Pon mucha atención

Este punto es importante por dos razones; la primera razón es que debes oír atentamente todos los argumentos de la otra persona para saber muy bien el argumento de la otra parte; y la segunda razón es que le demostrarás que estás atento a lo que está sucediendo y no podrá argumentar que no sabes o que no te interesa. Recuerda que una discusión suele ser el choque de dos ideas, pero si quieres que la tuya prevalezca debes conocer muy bien la de tu “oponente”.

2

Usa la compasión

No siempre las discusiones son acaloradas y se tratan de imponer ideas o razones. Es importante mostrar compasión con la otra persona y hacerle entender que sabes cómo se siente, que entiendes su posición y su perspectiva. Ser compasivo en una discusión te hará ganar así no lleves toda la razón contigo.

3

Debes ser comprensivo

Así como compasivo también debes ser muy comprensivo. La clave de encontrar una solución salomónica en una discusión es la comprensión. Entender el punto de la otra persona y demostrarle que lo conoces es importante, esa comprensión hace que la discusión llegue a buen parte al margen de quién gane o quién tenga la razón. Es importante la confianza para que tu compresión sea evidente.

4

Ejerce influencia

Si ya demostrase compasión y comprensión, seguramente te has ganado la confianza de la otra persona, lo que se traduce en muchos puntos a tu favor, pero de nada sirve si no ejerces influencia para que sienta que tienes intención de resolver el problema y que estás tomando cartas en el asunto, que te interesa y que lo vas a resolver. Esta es una parte muy importante de la discusión, ya que debes tomar la batuta de la misma.

5

Cambio de actitud

El cambio de actitud se debe tomar en el clímax de la discusión, en el tramo final donde se espera el desenlace. Si pasaste por todos los pasos anteriores y quedó claro que llevas la batuta de la discusión, en ese momento debes cambiar de actitud y bajar el tono de la discusión, ser más amable y amigable para que la otra persona empiece a ceder y tu ganes la discusión completamente.

Sin votos aún