Superhéroe - Estereotipo masculino
Foto cortesía de t3mujin

“Machos eran los de antes”, versa un dicho popular que intenta tildar de “poco macho” a quien lo escuche, que asegura que ser un hombre bravo es el comportamiento por excelencia, pero ¿Realmente es importante tener una actitud de macho frente al mundo?

Psicólogos de la Asociación Americana de Psicología aseguran que los superhéroes de los dibujos animados, el cine y los comics, no representan un buen estereotipo para los niños y jóvenes. ¿Por qué? Porque los superhéroes viven luchando, dando palizas a sus enemigos, siendo valientes y fuertes, pero violentos. No es que no sea importante aprender a defenderse de lo que pueda suceder en el camino, pero más allá de esto, la enseñanza debe proveer herramientas de comunicación y de resolución de conflictos de forma civilizada, inteligente y adulta.

Sharon Lamb, psicólogo y profesor de salud mental de la Universidad de Massachussets, dice al respecto: "Hay una gran diferencia entre el superhéroe de película de hoy y el superhéroe del cómic de ayer. El superhéroe de hoy es demasiado parecido a un héroe de acción que participa en la violencia sin parar, él es agresivo, sarcástico y rara vez habla de la virtud de hacer el bien para la humanidad. Cuando no están en traje de superhéroe, estos hombres, como Ironman, explotan a las mujeres, hacen alarde de joyas y transmiten su virilidad con armas de alto poder".

Para obtener resultados desde la realidad, la Asociación Americana de Psicología decidió emprender un estudio en el que se encuestaron a 675 varones de 4 a 18 años, de esta forma llegaron a una idea clara acerca de lo que los niños consumen en la actualidad: "En los medios de comunicación de hoy, los superhéroes y los flojos son los dos únicos estereotipos posibles". Por lo tanto, los niños sienten que si no son fuertes y valientes como los superhéroes, terminarán siendo flojos, y a los flojos no les va muy bien en la vida. Los jóvenes deben escapar a esta idea restringida y entender que hay muchos matices en la formación de su personalidad, no sólo los dos extremos que los medios plantean.

De acuerdo a otro estudio realizado por la Asociación Americana de Psicología y dirigido por Carlos Santos, profesor de la Universidad Estatal de Arizona, sobre 426 varones de 8 a 12 años, se llegó a la conclusión de que los niños son más propensos a actuar de manera distante con sus amigos a medida que crecen, en cambio, los chicos que se quedan cerca de sus madres, hermanos y compañeros, no actúan como duros y se encuentran emocionalmente disponibles para sus amigos.

Conclusión

Finalmente, los investigadores de la Asociación Americana de Psicología recomiendan acercar a los niños y jóvenes a estereotipos más humanos, enseñarles otro tipo de valores, tanto más útiles que el recurrente uso de la violencia.

El mismo mensaje debería ir dirigido a los adultos, quienes podrán descubrir en la práctica que los conflictos se pueden resolver más allá de una paliza. De las peleas se retiran dos personas golpeadas, de los diálogos, dos personas enriquecidas, que han comprendido, al menos, que no todos pensamos igual.

Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)