La persona timida

Muchas veces asociamos las timidez como un rasgo negativo, ya que son personas que muchas veces tienen problemas con interactuar con los demás y de comunicación. Pero el profesor de psicología en la Universidad Stanford, C. Barr Taylor, explica que a pesar que la timidez los aleja de los diversos eventos sociales y que los convierte en personas reacias, su condición hace que resalten otras características positivas que son dignas de imitar.

1

Reflexionar

Las personas tímidas suelen ser muy reflexivas, son personas que analizan más una situación sin darle muchas vueltas a la situación y sin agobiarse. Esta “reflexión” hace que ganen una mejor perspectiva de todo y actúen más acertadamente.

2

Observar

La timidez hace que te fijes en los detalles que para todos pasan desapercibidos. No es que las personas introvertidas se desconecten de una situación social para observar, sino de que tengan una mirada más analítica. Un estudio realizado la Universidad Southern Illinois en Carbondale, determinó que las personas tímidas tienen más capacidad de detectar las expresiones de tristeza y miedo.

3

Escuchar

Las personas introvertidas muchas veces parecen que están afuera de una conversación, pero no se trata de eso. Un estudio sobre la timidez realizado por psicólogos Bernardo Carducci y Philip Zimbardo, determinó que los “tímidos” son personas que absorben más la información de una conversación y son mejores integrantes de una conversación.

4

Lo que piensan de ellos

A las personas tímidas les preocupa más lo que piensan de ellos los demás. Uno de los rasgos más comunes de la timidez es el temor a ser juzgados, es por eso que presentan incomodidad en reuniones sociales. Pero este rasgo podría revertirse a favor, ya que de manera mesurada y con cautela puede ser favorable.

5

No se detienen

Si ves a una persona moviéndose compulsivamente (moviendo las manos, los pies o crujiendo los nudillos), lo más probable es que estén pensando en algo importante. Se han realizado muchos estudios al respecto con poco éxito; lo que sí es seguro que estos movimientos están asociados a un alto rendimiento cognitivo.

6

No siempre tímidos

Muchos infravaloran a los tímidos porque piensan que se trata de una enfermedad o un desorden social. Pero esto no es así, la timidez es un rasgo biológico que no se debe menospreciar. Muchas personas “tímidas”, lo son en algunas situaciones y no todo el tiempo.

Su voto: Ninguno Average: 5 (2 votes)