Respirar hondo

Con el paso del tiempo los pulmones van perdiendo fuerza y se van deteriorando. Entre los 40 y los 80 años pierden alrededor del 40% de su capacidad. Aun cuando las personas no fumen, pueden sentirse cansadas o con la respiración acelerada, debido a que no drenan el suficiente oxigeno que necesita el organismo.

De cualquier manera, esto se puede mejorar con ejercicios diarios y técnicas de respiración. Los hechos avalan la efectividad del ejercicio, ya que ha sido ampliamente comprobado que ayuda a mantener el cuerpo activo y libre de toxinas.

Consejos para mejorar la función respiratoria y fortalecer los pulmones

1 Trotar por tiempo

Los movimientos que adquiere el cuerpo al trotar, son ideales para que el corazón bombee sangre. Sin embargo, también es importante conocer que esto ayuda a drenar la respiración de una forma rápida y acelerada, por lo que el cuerpo comienza a cansarse después de unos minutos de actividad.

Lo recomendable es trotar 30 minutos de una manera leve, para que el organismo pueda mantenerse en perfecto estado para los siguientes ejercicios a realizar. Se puede repetir esta actividad unas cuatro veces a la semana.

2 Ejercicios aeróbicos

Estos ejercicios son bastante usados por las personas que sufren de sobrepeso, pero cabe la posibilidad de que también los puedan realizar personas que tengan problemas pulmonares o los que quieran mejorar los latidos del corazón.

Llevando a cabo este tipo de actividades, se puede obtener una evolución completa en pocos días., debido a que se logrará mantener la respiración idónea, sea cual fuere la actividad que se esté realizando.

3 Inhalar y exhalar

La respiración es fundamental para la salud corporal y mental. Este es un ejercicio muy fácil de implementar y que todas las personas deberían tomar en cuenta, debido a lo positivo de sus resultados. Con el método apropiado, el proceso de inhalar y exhalar se transforma en una ayuda para que la respiración tome su punto de entrada y salida de aire.

Lo aconsejable, para iniciar este método, es inhalar por la boca como si se tuviera una reacción de asombro. Lo ideal es hacerlo unas 5 veces seguidas, luego se para por unos segundos, se respira normalmente y se retoma el mismo proceso con la misma cantidad de intentos. Esta es una de las maneras más fáciles de mantener la respiración adecuada luego de cada entrenamiento.

4 Saltar

Saltar es un ejercicio que se puede realizar en casa sin ningún problema, salvo que exista una lesión o condición preexistente, en cuyo caso es aconsejable consultar con un médico especialista.
Saltar ayuda a mejorar las partes arteriales de la respiración, además de poseer muy buenos beneficios que permiten la mejora en la calidad de vida de forma fácil y paulatina.

5 Caminar derecho

Caminar erguido también forma parte de los entrenamientos que se deben de tomar en cuenta al momento de realizar actividades de desplazamiento. El pecho debe de mantenerse firme sin una postura jorobada, a fin de evitar que algún movimiento tenga dolencias, reacciones negativas o flexiones. La recomendación es que uno mismo desarrolle el hábito de autocorregir su postura, cada vez que no se encuentre en una posición recta.

6 Sentadillas

Las sentadillas también son recomendadas y deben realizarse con la espalda completamente firme. Con ello se logrará incrementar los beneficios respiratorios y aeróbicos en el corto plazo.

Sin votos aún