Actividad fisica

Cuando se comienza una rutina de ejercicios para bajar de peso, entrenarse, mejorar el aspecto físico o simplemente distraerse, por lo general se está muy excitado, estimulado y con muchas ganas. Allí es fundamental plantarse objetivos claros. Y a esa motivación inicial que llevó a tomar la decisión de hacer ejercicios, hay que cuidarla que no se pierda... Pues, es frecuente que tan pronto como aparece, se vaya y no vuelva hasta el próximo año.

Muchos de los que practican deporte habitualmente, pasan momentos en los que no sienten deseos de entrenar, sin embargo, tienen un motor interior que los lleva a seguir adelante y es el anhelo de llegar a la meta. Cada uno tiene la suya, lo primordial es tener claro cuál es e ir hacia ella. Es un cambio de mentalidad y de actitud muy personal.

A tener en cuenta para no perder la motivación:

  1. Proponerse el ejercicio como un hábito de vida saludable que vaya más allá de lo estético. Realizar deportes no es solamente bueno para el aspecto, sino también para la mente. Muchas personas los realizan habitualmente para desenchufarse del estrés cotidiano. Por ello si se integra como una forma de liberar tensiones y descansar la mente y se torna un hábito, es mucho más probable que se mantenga la motivación
  2. Elegir una actividad física que guste y se disfrute. De nada sirve empeñarse en hacer algo que disgusta, porque al poco tiempo aburre y se deja. Por ello es siempre preferible optar por aquello que otorga placer a la vez que se ejercita
  3. Alternar las actividades físicas. Realizar siempre la misma rutina puede resultar muy aburrido y termina por cansar. Por ello, lo mejor es variar, probar con distintos deportes e ir alternándolos para constantemente estar motivado
  4. Plantearse metas realizables y a corto plazo, por ejemplo: Si se empieza con una rutina de ejercicios de 3 veces por semana una hora, al mes aumentar a una hora y media y así sucesivamente. De este modo se podrán ir viendo resultados, como la resistencia, y esto dará autoconfianza para continuar
  5. No utilizar toda la artillería al comienzo. Es decir en el entusiasmo del inicio no empezar ejercitándose demasiado como si se estuviera entrenado, porque a la siguiente sesión no se podrá ni mover del dolor muscular. Es preferible arrancar con mucho entusiasmo pero de a poco y no exigirle al cuerpo más de lo que éste puede dar. Siempre intentando disfrutar de la actividad que se está realizando
  6. Intentar socializar con los compañeros. La realización de algunas tareas en solitario puede resultar aburrido, por ello en el ejercicio puede ser más divertido encontrar compañeros con los que charlar mientras se practica deporte y hacerlo así será mucho más llevadero
  7. No hacer trampas al solitario. Así como en el punto anterior se planteaba no matarse en los comienzos de la actividad física, tampoco es conveniente mentirse y no exigirse más cada vez. Es decir a medida que se avanza en las sesiones de ejercicio, el cuerpo comienza a adaptarse y a estar preparado para cada vez rendir más, si no se trabaja con la intensidad necesaria, no se quemarán calorías y no se bajará de peso o no se tonificará lo suficiente
  8. No focalizar la atención en la balanza o en el espejo. Bajar de peso es algo que para que sea efectivamente duradero, debe hacerse paulatina y progresivamente. No se baja de peso de un día para otro y todos los programas de ejercicios que prometan esos milagros están mintiendo. Además para realmente adelgazar hay que acompañar la actividad física con una dieta alimenticia balanceada. Es probable que los logros del deporte no se vean tan claramente reflejados en la balanza como en el espejo. Esto es porque el músculo pesa más que la grasa, por lo cual si se está transformando ésta en masa muscular, es probable que la balanza no se mueva y los cambios sí sean muy evidentes en el espejo
  9. Evitar las comparaciones con otros. Cada persona tiene una estructura corporal y un metabolismo propio y por ello diferente al de los demás. Cada uno tiene sus propios tiempos para bajar de peso y para obtener resultados a nivel físico. En el caso de querer realizar competencias y comparaciones es preferible hacerlas con uno mismo
  10. No bajar los brazos Los logros no se verán de un día para el otro, lo más importante en el ejercicio físico es la constancia y la permanencia ese es el único camino seguro hacia el éxito
Su voto: Ninguno Average: 4 (2 votes)