Mitos de la eyaculacion precoz

La eyaculación precoz es uno de los problemas sexuales masculinos más comunes, que se caracteriza por la dificultad para controlar la eyaculación durante el acto sexual.

1

La eyaculación no se puede controlar

Es cierto que la eyaculación es un acto reflejo, al igual que la micción. Pero al igual que las ganas de orinar se puede aprender a controlar.

2

La masturbación favorece la eyaculación precoz

Este mito es falso. Su origen está posiblemente en que cuando los hombres comienzan a descubrirse sexualmente, lo hacen, generalmente, a través de la masturbación y cuando las hormonas están en el punto culmine, los desborda la ansiedad. De manera que se estimulan apresuradamente, tratando rápidamente de llegar al placer. Es así que adquieren el reflejo de la eyaculación mediante muy poco estímulo, favoreciendo la eyaculación precoz. Pero no hay una asociación directa entre la masturbación y este problema, sino un aprendizaje incorrecto de la estimulación sexual.

3

Los hombres con glande muy sensible sufren de eyaculación precoz

Esta es una afirmación cierta, ya que en la mayoría de los casos, la eyaculación precoz se presenta en hombres que tienen el glande demasiado sensible. Como la eyaculación se produce fundamentalmente por estímulo, los que tienen mayor sensibilidad eyaculan ante el menor estímulo.

4

La eyaculación precoz puede ser una secuela de la infertilidad

Es un mito falso. No hay nada que asocie ambas patologías.

5

Los antidepresivos ayudan a retrazar la eyaculación

Es verdad. Muchas veces se indican este tipo de medicación para tratar la eyaculación precoz, puesto que retarda el orgasmo en el hombre. Pero también tienen efectos secundarios, por lo cual lo mejor es recurrir a otro tipo de tratamientos en base a ejercicios y educación, en vez de usar fármacos.

6

El alcohol y algunas drogas sirven para el tratamiento de la eyaculación precoz

El alcohol, la marihuana y otras drogas, retrazan la eyaculación, porque se produce un retardo en los reflejos ante loes estímulos. Pero obviamente recurrir a cualquiera de estas drogas legales o ilegales, no es un método saludable de tratamiento.

Sin votos aún