Sexting

Hoy en día casi todo el mundo tiene un smartphone, lo que significa que tenemos en nuestras manos una cámara fotográfica y una cámara de video (todo en uno) y que estamos a un clic de distancia de enviar lo que sea a donde quiera y cuando quiera, y muchas veces cuando no queremos. El reciente popular sexting (fotos sexuales) y los ya conocidos sextapes (videos sexuales) están de moda pero son tan peligrosos que pueden meter a más de un problema a su autor o los participante de dicha foto y video.

Son muchas las historias de personas que han enviado por error una foto comprometedora a un amigo, o lo que es peor a una red social; son más las historias de las personas que han perdido o han sido víctimas de robo de su móvil con material altamente comprometedor. Inclusive más de un famoso (Paris Hilton, Pamela Anderson y Tommy Lee, Scarlett Johansson, Miley Cyrus, Tiger Woods, Florencia Peña, entre otros) ha sido víctima de esta práctica y sus imágenes han dado la vuelta al mundo en menos de 10 minutos.

Es bueno o malo el sexting y los sextapes

No somos jueces para determinar que esta práctica sea mala o buena; ya que se trata de una práctica íntima y muy personal que sólo incumbe a sus autores y a nadie más. El problema es muy claro: el contenido no debe trascender a terceros. Pero cómo estar seguro de que este material nunca llegará a manos extrañas.

Son muchos los que les gusta sacarse fotos “picantes” para enviárselas a su pareja; también son muchas las parejas que se graban teniendo relaciones sexuales para verse después como incentivo o por mera diversión. Estas prácticas no están prohibida y mucho menos podríamos catalogarlas como malas; pero si son muy peligrosas. No vamos a decir hasta dónde pueden ir estos juegos sexuales, pero sí podemos advertir que estos pueden ser devastadores si son mal manejados o caer en las manos del enemigo. Lo ideal sería borrarlos de inmediato o guardarlos bajo 4 llaves, pero aún así estos corren un riesgo de ser revelados por terceros.

La venganza de los ex

Muchas veces el que hace público este material sexual personal es el exnovio-a, los motivos son casi siempre la venganza o el despecho. Novios y novias que han terminado su relación abruptamente y encuentran en la difusión de este material la mejor venganza a esa personas que algunas vez fue su “amor”. Está por demás decir que este es un acto de cobardía y exclusivo de personas enfermas, por decirlo menos. Pero por más que clasifiquemos a los que lo hacen, estos siempre lo harán, se cuentan por miles estas historias de venganza que han llegado muchas veces a la tragedia.

Moraleja

Así que si se va a sacar alguna foto picante o se va a grabar teniendo sexo, piénselo más de una vez que su foto o su video puede terminar en un portal para adultos dando vueltas por la eternidad.

Sin votos aún