Reconocer falsos orgasmos
Reconocer falsos orgasmos

El tema de los “falsos orgasmos” no solo son una realidad cotidiana, sino también preocupante para quienes piensan “satisfacen” a su pareja cuando en realidad sólo le ayudan a descubrir sus dotes de actriz.

Tres cosas en las que debemos fijarnos los hombres son:

  • Los gritos excesivos y las palabras groseras no significan un gran orgasmo, sino más bien puede esconder un falso orgasmo
  • Cuando la respiración, temperatura corporal y tensión muscular no cambian a la par con el momento del éxtasis máximo, algo no va bien
  • Una mujer estresada, ansiosa y con problemas de imagen “habitualmente” finge sus orgasmos

Si bien es cierto uno de los aspectos más preocupantes de esta tendencia a “fingir los orgasmos” está en lo insatisfechas que quedan ellas, hay que tener en cuenta cómo queda el hombre cuando se entera de que ella le fue infiel y se pregunta ¿Por qué si conmigo lo tiene todo? Una encuesta nacional sobre sexualidad y comportamiento en Estados Unidos reveló que el 85% de los hombres dijo que su pareja tuvo un orgasmo en su última relación sexual, mientras que un 64% de las mujeres opinó lo mismo ¿Notan la diferencia? Como bien dice el dicho, algo huele mal en Dinamarca.

Por qué las mujeres fingen un orgasmo

Aunque muchos no lo crean, el ritmo de vida que tienen las mujeres las obliga a renunciar a ciertos placeres de los que antes disfrutaban con mayor libertad, entre ellos está el sexo. Para las señoritas de hoy, tener sexo no es sinónimo de sentir orgasmos ¿Lo sabías? Si no te habías dado cuenta anótalo y recuérdalo.

El estrés, la depresión, la ansiedad y la falta de tiempo para conservar su cuerpo como ellas quisieran, son elementos que en conjunto causan la privación del orgasmo, por lo que muchas veces tienen que “contribuir” más de la cuenta a sentirlo o parecer lo sienten al menos. Una mujer puede tardar entre 10 y 30 minutos en sentir un orgasmo, promedio ¿Recuerdas cuánto fue la última vez?

La mejor forma de saber cuándo finge, es conociendo cuándo realmente es de verdad, puede sonar estúpido, pero es la mejor forma. Afortunadamente hay ciertos signos que se observan en una mujer antes de que ésta llegue, por ejemplo, nos encontramos con manos calientes y un abdomen cálido, asimismo podemos percatarnos de que su lenguaje se vuelve casi ininteligible. Si esto último ocurre, por favor no pregunten “¿Qué dijiste?” o acabarán asesinando cualquier atisbo de placer en ellas.

Los labios de una mujer se humedecen cuando está excitada, su piel se vuelve blanda y sus pechos sensibles, aunque todo esto se orquesta por un aumento del ritmo de su respiración, lo cual contribuye a que los hombres se exciten más de la cuenta, por lo que hay que estar atentos a ir al mismo ritmo con ellas. El abdomen se tensa hasta que llega el orgasmo y se libera nuevamente. ¿Estás listo para reconocer un verdadero orgasmo?

Su voto: Ninguno Average: 3.5 (8 votes)