Si parte de los planes para este año incluyen asumir una posición proactiva de autopromoción, con canales de comunicación apropiados y recursos en línea para proyectar las actividades profesionales y comerciales, hay que comenzar por revisar el elemento más importante de todos, la página web. Este medio debe brindar afinidad con los usuarios desde el primer contacto, y garantizar que el contenido es actualizado y relevante. También hay que establecer los “perfiles web” apropiadamente, dependiendo del servicio que se preste.

1. Páginas de entretenimiento

Lentos en cargar, estos sitios reciben visitas que están dispuestas a esperar lo necesario, por lo que sus contenidos deben ser dinámicos e impactantes: música, animaciones, gráficos, videos y conexiones de alta velocidad, garantizan que esto se cumpla

2. Páginas comerciales

La prioridad es el diseño gráfico sencillo y un acceso fácil y rápido a los catálogos de productos y promociones.

3. Páginas de negocios

Integran un alto porcentaje de la web. Para que estas páginas sean atractivas, lo fundamental es que el contenido sea variado, ofrezca óptimos servicios, esté actualizado y el material de consulta sea de la más alta calidad posible

Características más resaltantes de un buen sitio web

  • Es fácil de ubicar en los motores de búsqueda
  • Se descarga rápido
  • Brinda soluciones y respuestas adecuadas a los usuarios
  • Los contenidos son concisos, claros y fáciles para acceder
  • Los gráficos no entorpecen la lectura
  • Se actualiza periódicamente

Errores más comunes de un sitio web

1. Fallas en la conversión

Es necesario que los visitantes se sientan guiados y encuentren opciones de interacción, lo que permite hacer un seguimiento para determinar dónde la gente abandona y dónde participa, así como los diferentes perfiles de usuario. Cuantas más canales de comunicación efectiva se incluyan, más visitas recibirá el sitio.

2. Señales de actividad

Una página web debe reflejar el nivel de dinamismo que el autor o dueño imprime a sus asuntos. Los usuarios que buscan información valiosa, oportunidades de negocios, o asesorías de calidad, revisan los sitios minuciosamente, fijando su atención en detalles como contenidos, si están actualizados, si los comentarios reciben respuestas, si los visitantes regresan, estadísticas, y otros indicadores de actividad constante.

De encontrar una suerte de aguas estancadas, los clientes potenciales emigrarán a sitios que ofrezcan lo que ellos andan buscando, una página viva. Entrar en la propia página y pasearse por ella con ojos de usuario, puede ayudar a detectar las carencias.

3. ¿Perfil personal o página de trabajo?

Otro de los errores frecuentes en el diseño, es que el autor privilegia la información personal sobre otros contenidos, olvidando que los visitantes ingresan porque andan buscando algo útil para ellos. Una página debe estar concebida y construida para ayudar y brindar servicios, y de paso informar a los visitantes sobre la persona encargada de hacerles las cosas más fáciles, pero este material debe estar en segundo plano, no ser el enfoque principal.

4. Difícil acceso

Si el tráfico indica que la gente no está encontrando lo que busca, es conveniente preguntarse:

  • ¿Está empleando el SEO eficazmente?
  • Es imprescindible el empleo de palabras claves para facilitar la tarea a los motores de búsqueda, y vincular adecuadamente la información relacionada. Para aumentar el tráfico debe despejarse el camino de todos los obstáculos posibles

  • ¿El sitio es accesible?
  • Quizás el diseño incluya una espectacular presentación en flash, que impida cargar la página desde un teléfono móvil u otro dispositivo electrónico

5. Ausencia de POD

Salirse del monto, diferenciarse, ofrecer lo que otros no tienen, es la forma más rápida de recibir visitas frecuentes. Los puntos de diferenciación pueden estar en el empleo inteligente del idioma, contenidos de excelente calidad, imágenes originales, una bienvenida fuera de serie, interactividad garantizada, entorno intuitivo, y mucha creatividad, son algunas herramientas para separarse del montón.

Sin votos aún