ideologia de genero niños sexualidad

En estos últimos años, nada ha levantado más polémica que el eterno debate en el que se ve envuelta la ideología de género, una corriente de pensamiento que ha cosechado tanto defensores como detractores que han mantenido una discusión sin fin sobre lo que es más importante en la construcción sexual del ser humano: lo biológico o lo social.

El sexo hace referencia a lo biológico, que se lee mediante los cromosomas sexuales XX (niñas) y XY (niños); es decir que el sexo no se asigna, sino que viene determinado en lo genes. Se trata, entonces, de una variable biológica y como tal, implica una serie de requerimientos, susceptibilidades y diferencias anatómicas, fisiológicas y genéticas entre hombres y mujeres que comprenden situaciones, problemas y condiciones exclusivas de cada sexo. Negar estas diferencias, por lo tanto, es dañino para el desarrollo de una visión científica en favor de la persona.

El género

El término “género” aparece en el año 1995, en la IV Conferencia Mundial de la Mujer, haciendo referencia a la categorización social, a la toma de conciencia de valores, conductas y papeles que se atribuyen a la persona según el sexo que tenga, los cuales varían de acuerdo a cada país o grupo social. Negar estas diferencias, o perpetuarlas rígidamente, suponen un gran daño para el desarrollo de las sociedades.

Los especialistas María Martín-Vivar y Daniel Rama Víctor, ambos psicólogos especializados en niños y adolescentes, afirman que es positiva la intención de utilizar el término “sexo” para referirse a aspectos biológicos y el término “género” para tratar sobre aspectos relativos a la identidad psicosocial, cultural y relacional.

Valoración de la ideología de género

Entonces, ¿la ideología de género es buena o mala para los niños? Los especialistas en mención tienen una posición al respecto.

Estimamos que aunar posiciones y unir intereses es más sano para el desarrollo de niños y adolescentes. Ellos son los que pueden sufrir los enfrentamientos de los adultos, las batallas ideológicas y la discrepancia de opiniones. Por encima de los intereses ideológicos y políticos están ellos, los niños.

Según el Proyecto Scopio realizado en 2017 por el Centro Reina Sofía sobre adolescencia y juventud, los adolescentes manifestaban que el mayor factor percibido de discriminación es la identidad y orientación sexual. También se percibía que la mujer era discriminada en las áreas laboral, económica y familiar y que era de justicia que ella tuviera las mismas oportunidades que el hombre para ser feliz e independiente. Según este estudio, la gran mayoría consideraba que la violencia de género es un problema muy grave.

Para los psicólogos

Una cosa es promover la igualdad de todas las personas y otra es negar la diferencia de sexos. Una cosa es defender la diferencia de sexos y otra es negar las asimetrías sociales hombre-mujer en diversos ámbitos o las brechas salariales o de distribución de poder fundamentadas en creencias y atribuciones de género.

Según los especialistas, es imprescindible que, tanto defensores como detractores de la ideología de género, acepten que hay diferencias por el sexo, que hay diferencias de género aceptables relativas a la cultura y costumbres y que hay diferencias de género no aceptables, y estas diferencias, ya sea de sexo o género, no deberían implicar diferencia alguna en la dignidad, derechos, poder o responsabilidad de cada ser humano.