CDs

Corrían los años 90 cuando apareció el CD y dejó en segundo plano al casete, hoy siguen vigentes pero probablemente su extinción está cerca, debido a las bajas ventas, la piratería y a nuevos formatos musicales. Ya casi nadie compra un CD, pero al no hacerlo se pierden de algunos hábitos de antaño que tenía la magia del disco compacto, recordemos todas esas maravillosas cosas que se puede hacer con disco compacto y algunos están olvidando.

1

Ser el primero en escuchar el disco completo

¿Haz escuchado el último disco de Madonna?, era una pregunta que me hacían en los 90s, si la respuesta era no, probablemente un poco de envidia me envolvía y me empujaba a comprar el nuevo disco. Era un placer escuchar todo un disco completo de tu artista favorito y más era el regocijo en ser el primero en escucharlo para después comentarlo con tus amigos.

2

Disfrutar las portadas y el arte del CD

Antes la portada de un disco era un sabroso tema de conversación, las fotografías, el arte que estas llevan era un placer para los ojos del fan, muchas de los discos tenía material extra, cancioneros y demás “perlas” que bien valían la pena atesorar un CD. Hoy ya nadie conoce la portada del disco de su artista favorito y no se enteran de todo lo que este pueda traer.

3

Coleccionar discos

Era motivo de orgullo enseñar nuestra colección de discos compactos, tener discos difíciles de conseguir hacía la colección más interesante y de alguna manera era una especie de radiografía musical de tus gustos; así mismo era un deleite ver las colecciones de tus amigos, bromear con sus gustos musicales culposos. Hoy solo queda enseñar la lista de reproducción de tu iPod o ver la de tus amigos.

4

Las recopilaciones

Conseguir el CD de las mejores canciones del verano era lo más divertido, además de tener colecciones de las mejores recopilaciones. También era un buen detalle regalar un CD con una recopilación de tu autoría , baladas y canciones de amor elegidas por ti a tu pareja era considerado en “gran detalle”. Hoy sólo queda pasar un archivo de música en un USB o através de la nube.

5

Regalar un CD

Uno de los mejores regalos que podía haber era un CD, que te regalen un disco era muy bonito y un gran detalle; al ponerlo decías “este el es disco compacto que me regaló ....” . Hoy eso se perdió casi del todo.

6

Visitar las discotiendas

Podíamos pasar horas hurgando las discotiendas, buscando nuevos discos, escuchando música, encontrando CDs antiguos, y conversando con fans como tú; era un placer y todo un ritual. Hoy casi nadie compra sus CDs en las discotiendas, y estas dejaron de ser lo que antaño fueron.

7

Los autógrafos en en el CD

Tener el disco compacto de tu artista favorito era fabuloso, pero que este le estampe su autógrafo era simplemente maravilloso. Hoy... ¿ tendrían que autografiar el iPod?

8

Recomendar un disco

Comprar y escuchar un CD te daba un poco de autoridad musical sobre él y te daba la facultad de recomendarlo entre tus amigos, era un gran tema de conversación y tus amigos siempre te agradecía o entraban en un sabroso debate musical. Hoy ya nadie lo hace y si lo hacen es poco valorado.

Su voto: Ninguno Average: 4.3 (3 votes)