Facebook
Facebook

De acuerdo a un estudio realizado por el profesor Christopher Carpenter de la Universidad de Western Illinois, Facebook es la mejor de las excusas para aquellas personas que resultan ser narcisistas y cuyo nivel de infelicidad destaca por sobre el promedio cuando se someten a una evaluación psicológica. De esta forma todo parece indicar que la conocida red social es, entre muchas cosas, una salida para todos los que sufren de problemas emocionales.

El estudio denominado “Narcisismo en Facebook: autopromoción y comportamiento antisocial” se llevó a cabo a 292 estudiantes universitarios, los que casualmente tenían una cantidad exorbitante de amigos y sacaban el mayor de los puntajes al ser sometidos a un test sobre personalidad narcisista. De esta forma, el trabajo de Carpenter postula una máxima muy interesante de analizar, cual es “mientras más amigos se tiene en Facebook, más narcisista se es y por ende, mayor es el grado de infelicidad en la persona”.

Esta teoría a muchos les podrá parecer “alocada”, sin embargo, se apoya de forma paralela con un análisis publicado por “Cyberpsychology, Behavior and Social Networking”, donde se evidenció que mientras más tiempo se estaba en Facebook, más triste se vuelve la persona al ver la felicidad ajena reflejada en fotografías, videos y comentarios.

Por su parte la Universidad de Utah demostró mediante otro estudio que las fotografías que habitualmente se comparten por parte de los usuarios en Facebook, evidencian un estado de felicidad perenne que es imposible de sostener en la práctica por algún ser humano conforme las situaciones con las que se debe lidiar, aunque se muestran así en la vitrina de Facebook que da para muchas cosas – menos para la realidad.

Este cúmulo de situaciones, al ser observado por un usuario común y corriente, genera sentimientos de envidia, tristeza y mal humor. Lo peor del estudio es que se comprobó que dichos sentimientos se sostienen en el tiempo en quienes más ligados están a estas redes sociales, versus quienes no están tan “agarrados”.

La mejor de las soluciones, postula la Universidad de Utah, está en comenzar a desligarse de la socialización virtual y aumentar el nivel de contacto con los amigos de forma presencial. No hay que olvidar que todas estas redes son medios de comunicación, pero no constituyen un fin en sí mismas.

Su voto: Ninguno Average: 3.8 (4 votes)